Sharing is caring!

La mayoría de nosotras, como esposas y madres que educamos en el hogar, queremos tener un hogar limpio, ordenado y sin problemas; sin embargo la mayoría de nosotras no lo tenemos. Muchas de nosotras estamos demasiado ocupadas con actividades externas. La mayoría de las familias de hoy viven en medio del caos y el desorden.

En los últimos meses he estado en hogares de varias mujeres. ¡La mayoría han estado en completa confusión! Puedo decir honestamente que en el peor día de mis años de ser esposa y madre que educa en el hogar, mi casa nunca se vio ni la mitad de mal, ¡y estas madres SABÍAN que yo venía!

Mi mayor sorpresa fue que las casas de las madres “que se quedan en casa” se veían como si trabajaran fuera de casa. Esto se debe a que estas madres NO eran madres “que se quedan en casa”. Estas mujeres pasaron muchas horas, demasiadas horas, fuera de sus hogares. En su mayor parte, sus días los pasaban en actividades externas. No se tomaban en serio sus tareas domésticas o creían erróneamente que eran las maestras de sus hijos; por lo tanto, sus hogares no eran una prioridad,

Siento lástima especialmente por los esposos, quienes proveen a sus familias con los medios financieros para que sus esposas no tengan que trabajar, pero se benefician o cosechan muy poco por su compromiso. (Para obtener más información sobre la destrucción de una mujer que trabaja fuera del hogar, consulta la lección 13, “La Marcha de su Hogar” y para saber cómo tu ayuda en la provisión le quitará la virilidad a tu esposo, consulta la lección 9 “Ayuda idónea” en el libro: Una Mujer Sabia Construye Su Casa: Un Libro De Trabajo Para Mujeres disponible a través de AyudaMatrimonial.com)

No sólo las casas estaban descuidadas, sino también sus vidas estaban en caos. Las comidas se preparaban juntas o a menudo eran comida rápida. La ropa estaba apilada alrededor de las habitaciones y la lavandería parecía tienda de segunda mano abandonada. Incluso la limpieza de los niños a menudo se descuidaba.

Prov. 7:11 nos dice que una ramera “…Es alborotadora y rebelde, Sus pies no permanecen en casa”. Cuando caes en la trampa del ajetreo fuera de tu casa, estás derribando tu propio hogar. Descuidar su casa es solo una parte de “derribar tontamente su hogar con sus propias manos”. (Prov. 14:1)

Como una mujer mayor (y sí, YO SOY mayor), se me exhorta a alentar o enseñarte esta lista que se encuentra en Tito 2:3-5: “Asimismo, las ancianas deben ser reverentes en su conducta, no calumniadoras ni esclavas de mucho vino. Que enseñen lo bueno, para que puedan instruir a las jóvenes a que amen a sus maridos, a que amen a sus hijos, a que sean prudentes, puras, hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.” Sin embargo, para enseñarlo, ¡PRIMERO debo vivirlo!

Arrepentimiento

Si has descuidado tu hogar, en este momento te pido que por favor le pidas al Señor (hazlo ahora) que te perdone y te guíe a cambiar tu vida en este preciso momento.

“Con sabiduría se edifica una casa,
Y con prudencia se afianza;
Con conocimiento se llenan las cámaras
De todo bien preciado y deseable.”
Proverbios 24:3-4

Es mi oración que con la sabiduría que acabas de obtener, al comprender Sus deseos y caminos, te llenes de lo que es realmente precioso (tus hijos) y agradable (un esposo contento), porque en estas cosas serás verdaderamente rica.

Orden

Pero antes de entrar en las aplicaciones prácticas de poner en orden tu hogar, es más importante que analicemos un poco más los aspectos espirituales. Porque es mejor que vayamos a la raíz de nuestro problema en lugar de “podar” el arbusto. A menos que saquemos nuestros pecados desde la raíz, continuaremos cosechando malos frutos. De hecho, al recortar las extremidades, fomentamos el crecimiento, ya que esto es realmente podar la planta. Así que echemos un vistazo a la raíz del problema. Veamos primero la Palabra de Dios…

Desorden y todo lo malo. ¿Hay algún pecado en tu vida que te mantenga en desorden? Santiago 3:16 nos dice: "Porque donde hay celos y ambición personal, allí hay confusión y toda cosa mala". ¿Tus ambiciones te hacen dedicar tu vida y tu estilo de vida a tantas actividades y compromisos externos? ¿Estás intercambiando paz por desorden? Este desorden en tu hogar causa conflictos, y los conflictos son inevitablemente y eventualmente los que te llevarán a tí y a tu esposo a separarse y divorciarse. Prov. 17: 1 nos dice: "Mejor es un bocado seco y con él tranquilidad, Que una casa llena de banquetes con discordia".

Así que muchas madres, especialmente madres que educan en el hogar, tienen a sus hijos en múltiples actividades. La motivación de los padres para tener a sus hijos en deportes y otros pasatiempos se basa en el orgullo. A los padres les encanta alardear de los logros de sus hijos ante sus amigos, familiares e incluso perfectos desconocidos. En 2Cor. 12: 9 Pablo nos dice el único tipo de jactancia que un cristiano debe tener: "... Por tanto, con muchísimo gusto me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí.".

Tu orgullo, y el orgullo con el que estás criando a tus hijos, es peligroso. Prov. 16:18 nos dice que "Delante de la destrucción va el orgullo, Y delante de la caída, la arrogancia de espíritu". Si no conoces los peligros del concepto de autoestima, te sugiero encarecidamente que leas: Una Mujer Sabia Construye su Casa: Un libro de Trabajo para Mujeres” (disponible en Ayuda Matrimonial.com).

No es un Dios de la confusión. Sabemos que Dios no es un Dios de confusión; por lo tanto, Él no quiere que vivamos o administremos nuestros hogares o nuestras vidas en confusión y desorden. 1Cor. 14:33 dice: "Porque Dios no es Dios de confusión, sino de paz..." ¿Cuán pacífico es tu hogar? ¿Hay gritos y prisas constantes para llegar a la iglesia, terminar sus tareas o realizar sus prácticas a tiempo?

Es correcto y apropiado como esposa y madre que educa en el hogar “mirar bien los caminos de su hogar” (Prov. 31:27), establecer la “paz” como su administradora (Isa. 60:17), permaneciendo en tu hogar. (Proverbios 7:11) para traer gloria a Dios en lugar de deshonrar o blasfemar Su Palabra.

Tener un plan y establecer una rutina para hacer las cosas es importante en todos los hogares, pero se necesita mucho más cuando tienes hijos y especialmente cuando decides educarlos en casa. Cuantos más niños y más actividades y responsabilidades externas tengan tú y tus hijos, se necesita más planificación.

La Clave para un Hogar Bien Administrado

La clave es establecer ciertos momentos para levantarse, ir a la cama, comidas, tareas escolares y tareas domésticas y hacer las mismas tareas en el mismo orden todos los días sin estrés ni prisa.

¡ELLA se levanta! " También se levanta cuando aún es de noche, Y da alimento a los de su casa Y tarea a sus doncellas". Prov. 31:15. Todas las mañanas reviso mi menú mensual. Preparo el desayuno y empiezo a preparar o colocar los ingredientes para el almuerzo y la cena. Utilizo una olla de cocción lenta tanto como pueda, para que mi cena esté lista a tiempo. ¡La casa huele maravilloso todo el día! Nuestra mesa de comedor formal está preparada para la cena, después de la cena de cada noche con un mantel de lino, servilletas de tela y velas.

Una excelente esposa ¿quién la puede encontrar? ¡Suele estar durmiendo! No hay forma de mantenerse a la vanguardia sin ser una madrugadora. Algunas son naturalmente así, como yo; sin embargo, la maternidad requiere que te adaptes como yo tuve que adaptarme a un esposo al que le gusta quedarse despierto hasta tarde. Durante años sufrí de falta de sueño; entonces comencé a orar (¡sí, sin decir una palabra!) para que mi esposo y yo tuviéramos el mismo horario de sueño. ¡Mi esposo ahora se levanta temprano y no puede volver a dormir! ¡Ahora él es quien presiona para meterse en la cama justo después de que los pequeños se acuestan! Soy como mi padre; me levanto con las gallinas. Normalmente me levanto entre las 4 ó las 5 de la mañana. No temas dormir muy poco, ¡Dios solo nos advierte sobre dormir demasiado!

Comida de lejos. Yo "traigo comida de lejos" solo una vez al mes ahora, desde que fui bendecida con un congelador. Solo compro una vez por semana ingredientes frescos. Armé el menú para un mes desde hace muchos años y lo renuevo cada tres años más o menos. Descubrirás cómo hacerlo en Trabajadoras en Casa: Aprovecha al máximo tu tiempo. No es un plan para cocinar durante un mes (lo intenté y mi esposo ¡se quejó de "comer sobras" todos los días!); simplemente te ayuda a "saber" qué hay para cenar y no tener las mismas comidas con tanta frecuencia. También es MUY flexible. Puedes saltarte una comida o insertar algo nuevo con mucha facilidad. Por lo general, nuestras compras mensuales duran 5 semanas, ya que a menudo se nos pide que comamos fuera de improviso.

Comidas familiares. Una de las tareas más importantes como esposa y madre es preparar una buena cena que no sea apresurada o "comida rápida". Debería ser un momento que la familia espera y un tiempo reservado cada día para hablar sobre el día. Ten planeado también un postre (¡desde una fruta, hasta un poco de menta o algo más grande como pudín, pastel o galletas!) .

¡Mira hacia el futuro! No esperes hasta las 4 p.m. cuando todo está en un estado de locura, para preguntarte: "¿Qué deberíamos cenar?" (La casa es un desastre y el bebé se está despertando de su siesta). Revisa tu menú antes o justo después del desayuno, no más tarde. Si tienes una hija mayor, delega este trabajo en ella. Este es un entrenamiento maravilloso.

¡Hazlo fácil! Planea comidas grandes y especiales ocasionalmente (como un gran desayuno el sábado) pero no tengas miedo de la simplicidad también. Yo uso platos de papel casi todos los días para los almuerzos. Oh sí, creo en la conservación de la energía: ¡mía! ¡Y si me importa el medio ambiente, nuestro entorno doméstico de paz y menos conflictos!

El Sistema

Durante casi 20 años he tenido un sistema que he usado y mejorado con los años. Primero se usó para mí, y luego, lo amplié para incluir las tareas diarias de mis hijos. Es muy flexible, fácil de cambiar, fácil de levantar de nuevo cuando se ha descuidado, fácil de renovar si un niño se ha ido o está enfermo, y fácil de monitorear.

Suministros. Para comenzar, reúne estos artículos en una tienda de suministros de oficina:

  1. Un paquete de tarjetas 3x5 azules, amarillas, verdes, rosadas y blancas.
  2. Un archivo de tarjetas 3x5.
  3. 2 juegos de divisores:

a. Números del 1-31 (para representar los días del mes).
b. Tarjetas mensuales (enero - diciembre)

    4. Clips grandes de colores o pinzas para la ropa.

Azul: tareas diarias. Si tienes un cartel para las tareas, escribe CADA una de esas tareas en una tarjeta azul separada si tu hijo debe hacerla todos los días. Todo lo que haces diariamente está escrito en una tarjeta azul. A medida que avanzas en tu rutina, escribe cada quehacer o tarea, cualquier cosa que hagas o digas a tus hijos que hagan diariamente. Por ejemplo, hacer las camas sería una tarjeta azul, ya que se hace todos los días. La higiene personal se enumerará en UNA tarjeta azul como:
 
  1. Vístete.
  2. Arregla tu cabello.
  3. Ponte desodorante.
  4. Cepíllate los dientes.
  5. Haz tu cama.

Escriba la inicial de la persona en la esquina superior derecha. (Si todos sus nombres comienzan con la misma letra, dale un número a cada niño según su orden de nacimiento).

Etiquetado. Para designar qué día, qué niño y cualquier otra especificación, en cada tarjeta, ofrezco las siguientes sugerencias:

Cómo designar qué niño hará el trabajo. Yo decido quién es el niño más pequeño capaz de hacer el trabajo. (Siempre comienza en la parte inferior, el niño más pequeño disponible y trabaja hacia arriba). La mayoría de las madres comienzan en la parte superior y queman a ese niño. ¡Ese niño generalmente se casa y finalmente termina odiándote! Las tareas en nuestra casa comienzan a los cuatro años. Antes de esa edad, gastarás mucha más energía para lograr que lo hagan correctamente.

Tarjeta azul. En una tarjeta azul, es posible que desees la tarea realizada de L a V (L-V), o solo lunes, miércoles y viernes. (L, M, V) como la lavandería, o simplemente el martes y jueves (Mar y J). Escribe esto en la esquina superior IZQUIERDA.

Amarillo: tareas semanales. A medida que avanzas en tu rutina semanal, anota cada quehacer o tarea (nuevamente cualquier cosa que hagas o digas a tus hijos que hagan) que se realiza semanalmente. Escribe cada tarea semanal en una tarjeta amarilla separada. Por ejemplo, una tarjeta para cambiar las sábanas sería amarilla si lo haces una vez por semana.

Consejo: Apila todas las sábanas y fundas de almohadas de una habitación y átalas con una cinta larga o pónlas en una bolsa especial. Mantenlas en las habitaciones, en un estante en el armario. Cuando las sábanas necesitan cambiarse, se quitan de la cama y se ponen las sábanas cuidadosamente atadas. Las sábanas sucias se pueden poner en el lavado junto con la cinta. Cuando las sábanas salen del secador, se doblan, se apilan, se atan en la cinta ¡y se vuelven a colocar en el estante del armario!

Tarjeta amarilla. En tu tarjeta amarilla, escribirás cualquier tarea semanal. Escribe un lunes, martes o miércoles, etc. en la esquina superior IZQUIERDA. El martes es cuando nuestro hijo de 9 años lava todas las toallas.

Tarjeta Verde: tareas mensuales. A medida que avanzas en el mes, escribe cada quehacer o tarea (una vez más, todo lo que hagas o digas a tus hijos que hagan) que se realiza mensualmente. Para aquellas tareas que se realizan 2 veces al mes, se paciente. Llegaremos a eso un poco más tarde.

Tarjeta verde. En una tarjeta verde escribirás el día del mes, como el 1, 15 o 24, etc.

El día de la semana está escrito en la esquina superior IZQUIERDA. Escribe el día en que se realizará la tarea en la tarjeta azul, amarilla o verde.

Dílo otra vez. Comienza por pensar en lo que le dices a sus hijos todas las mañanas una y otra vez desde que se levantan. Escribe lo que sueles decir una y otra vez en una tarjeta azul. Si tienes una lista de tareas que has estado utilizando, escribe cada tarea en una tarjeta separada.

Por ejemplo: Hacer su cama y ordenar su habitación seguramente estaría en una tarjeta azul. Lavar el inodoro o el fregadero probablemente estaría en una tarjeta amarilla. Limpiar la parte superior del refrigerador, posiblemente podría estar en una tarjeta verde.

Sé específica. Puedes escribir la explicación de cómo se debe hacer la tarea, es decir, debajo de "vestirse", escribirás "por favor consulta con mamá sobre qué ponerte" (si este es un problema que tiene con un niño en particular).

¿No pueden leer todavía? Si tus hijos son demasiado pequeños para leer, simplemente puedes dibujar figuras de palo que muestren la tarea, o recortar imágenes de una revista.

¿Puedes explicar con más profundidad lo que haces? Para las tareas semanales, las divido en tareas fáciles. En lugar de martes: limpiar los baños, escribe: Lunes, John limpia los fregaderos ... martes: Bob limpia los baños (ya que él es el tipo que siempre falla) ... Mié. Tom friega la bañera (y hazlo después de la ducha mientras estás dentro y todavía mojado) ... Jueves. Cindy y Sue arreglan los pisos del baño (el mayor lava, el más joven seca) y Julie limpia los espejos (de todos modos, generalmente los mira). Divide estos trabajos entre tus hijos según su edad y capacidad. Divídelos para distribuir el trabajo durante los días de la semana, teniendo en cuenta los días en que puedes estar fuera por la mañana.

Trabajos de una vez al mes o cada dos semanas. Usa una tarjeta verde mensual. Cuando veo algo que debe hacerse no "una vez a la semana", sino "cada dos semanas", entonces hago una tarjeta verde como: "limpiar las huellas digitales de las puertas de toda la casa (niño pequeño)". Otro ejemplo es una tarjeta verde para los cortes de pelo de los niños. (Solía ​​esperar hasta que todo el mundo comenzara a verse mal. Ahora mantengo ese aspecto limpio y agradable cortándoles el pelo una vez al mes).

Cada vez que noto algo desorganizado o sucio (como un armario en particular ó el refrigerador) lo pongo en una tarjeta verde de 3 x 5. Pon ese día del mes en la esquina superior izquierda. Después de hacer (o alguien hace) el trabajo, pongo la fecha de ese día (solo el número, es decir, el 17) en la esquina superior IZQUIERDA. Si es una tarea dos veces al mes, haz dos tarjetas. En la parte superior de uno escribe el 17, luego agrega 14 días a la fecha. Entonces escribirías 31 en la parte superior de la segunda tarjeta. (Sin embargo, sería mejor escribir el 1ero del mes, ya que cada mes no tiene 31 días).

Si una tarjeta cae en un día inconveniente (un fin de semana o cumpleaños o lo que sea), ¡colócala en el próximo día conveniente y házlo! Pero cuando las estés completando de nuevo, colócala frente al día correcto que figura en la esquina superior izquierda de la tarjeta, no el día que lo hiciste por última vez.

Otra nota: es mejor "mantener" la limpieza que atacar un desastre. Si limpias semanalmente los estantes del refrigerador los martes y limpias la puerta (por dentro y por fuera) el viernes, no tendrás que limpiar completamente tu refrigerador cada mes. Comemos todas las sobras (no se te olvide configurar tu barra de comida) el día antes de ir a la tienda de comestibles. Puedo limpiar fácilmente los estantes vacíos para mantener la limpieza.

Archivo de tarjetas. Una vez que tengas todas tus tarjetas, ¿qué haces con ellas?

Verde - tarjetas mensuales. Primero coloca todas sus tarjetas verdes mensuales en la fecha que está en la tarjeta (es decir, coloca el día 17 frente a la tarjeta 17 y el día 2 frente a la segunda y así sucesivamente).

Amarillo - tarjetas semanales. Luego, apila las tarjetas amarillas desde el lunes hasta el viernes (Secreto: me tomo el fin de semana libre de tareas). Colócalas en el día apropiado mirando un calendario. Si el lunes es el 12, entonces pones las tarjetas del lunes antes del número 12 y pones las del martes en el 13, mié. en 14, etc. Lo que te quedan son las tarjetas azules diarias.

Azul- cartas diarias. Apila, mirando las iniciales (de mayor a menor, de izquierda a derecha) con las tarjetas azules diarias. Sosténlas juntas con un clip de papel grande de color. Cada niño tiene un color diferente para ayudar a identificarlo fácilmente.

Cada mañana. Cada día agarra las tarjetas del día que se encontrarán al frente del archivo, al frente del día. En otras palabras, si hoy es el día 24, entonces ese grupo de tarjetas amarillas y verdes estará delante del número 24. Las sacarás y las pondrás en la pila de niños.

En el frente de la pila de las tarjetas azules diarias de cada persona, debes tener una tarjeta blanca. Esta es una tarjeta de oración que les recuerda por qué deben orar todos los días. También podría enumerar las solicitudes de oración de otros y debería incluir la salvación de sus amigos. Oran unos con otros o contigo, para alentarlos a “orar de acuerdo” y sentirse cómodos orando en voz alta frente a los demás.

La última tarjeta será rosa y tendrá escrita la palabra HECHO. Puede hacer de esto una tarjeta de postre o una tarjeta de regalo. Esto pone la responsabilidad sobre ellos, ¡quitándoselo a ti! Quieren su obsequio o recompensa, así que cuando vengan a buscarlo, pida ver cada tarjeta hecha y, solo para asegurarse, revise cada tarjeta preguntándoles si lo hicieron.

Una vez más. Cada persona tiene una pila de tarjetas con un clip de papel de colores. Primero está la tarjeta de oración blanca, seguida de las tarjetas azules. Las siguientes son las tarjetas amarillas y verdes y, por último, la tarjeta rosa de "cumplido".

Tarjetas rosas. Yo uso una tarjeta rosa para indicar la pila CUMPLIDO. Las otras tarjetas rosadas se usan para cumpleaños (ver más abajo). Escribe ahora una tarjeta rosa que diga MOVER LAS TARJETAS DEL PRÓXIMO MES y coloca el 25 en la esquina superior izquierda. Ponlo frente al divisor de las tarjetas correspondientes al día 25.

Mantenlas juntas. Mantén un contenedor especial para guardar las tarjetas agrupadas con los clips. Todas las tarjetas deben permanecer allí; nadie tiene permitido cargar sus tarjetas. Las tarjetas de mis hijos están en un viejo soporte plástico para el correo.

Enseñándoles el método. Diles a los niños que cuando terminan una tarea, la tarjeta se coloca detrás de la tarjeta rosa. Una vez que oran, trabajan a través de cada una. Puedes decirles que deben completar cada tarea en el orden en que tú has colocado las tarjetas (para aprender obediencia) o puedes permitirles que realicen las tareas en cualquier orden (para enseñar la organización). Sin embargo, es importante que tengas un tiempo en el que se espera que completen las tareas. Podría ser antes del mediodía, antes de las 3 pm., antes de que salgan a jugar, antes de cenar o por la mañana. Sin embargo, no digas que las tareas deben completarse antes de acostarse, ¡o tendrás la hora de acostarte más tardía de la historia!

Haciéndolo funcionar. El método solo funciona si sacas las tarjetas todas las mañanas (entre semana) y aplicas (mediante castigo) si las tareas no se realizan. Las inspecciones periódicas son importantes. Además, si haces que lo hagan de nuevo por ser demasiado perezosos para hacerlo bien, ¡hablarás en voz alta y clara! Además, si alguna vez ponen una tarjeta que no ha sido cumplida, detrás de la tarjeta rosa, eso es una MENTIRA. Castiga la mentira severamente. ¡Un MENTIROSO es una abominación a Dios!

Flexibilidad y circunstancias especiales. Debido a que tienes todas tus tareas en tarjetas de 3 x 5, puedes mover fácilmente cualquier tarjeta a un día en particular. Si tienes compañía y deseas que los pisos se laven el día antes de que lleguen tus invitados, puedes mover esa tarjeta a ese día. Si te das cuenta que durante el verano necesitas aspirar con más frecuencia, puedes hacer más tarjetas para aspirar. Luego, al final del verano, deséchelas. Lo más importante para recordar es que deseas mantener la limpieza en lugar de esperar siempre hasta que haya un desorden gigante.

Usando tarjetas 3x5 para Educar en el hogar

Durante muchos años incorporé las tareas de educación en el hogar de los niños en mi sistema de tarjetas 3x5. Ahora tengo un conjunto separado de tarjetas 3x5. Facilita que su hijo se mueva de un tema a otro trabajando solo.

Nuevamente, si la tarea se debe hacer todos los días, usa una tarjeta azul:

Lee tu biblia

Escucha la cinta de memorización de la Biblia

Lee 2-3 capítulos (o un cierto número de páginas) en tu libro de lectura

Haz una lección de matemáticas

Haz lección de mecanografía durante 15 minutos

Traza y corta un estado y pega

Para asignaturas que tienen requisitos de días diferentes, escríbelo de esta manera:

 

Historia - Secundaria

L- Escucha biografía
M - Investiga Biografía
MIE- Haz un esquema
J - Escribe el reporte
V - Reporte escrito hecho

Escritura - desde 4to grado hasta la escuela secundaria

L- Redacta una carta
M - Verifica el contenido, adjetivos y adverbios
MIE- Revisa ortografía, puntuación y gramática
J - Reescribe con tu mejor caligrafía
V- Rotular el sobre y remitir por correo

Otras formas de usar tarjetas 3x5

Cuando comencé a tener más hijos, se hizo necesario organizarme más. A continuación, tengo algunas formas más de usar las tarjetas
3x5 para organizar tu vida. Compra más divisores y escribe la categoría.

Tarjetas para estar preparada: bolsa de pañales, tu bolso, escapada en pareja, bolsas de emergencia para el automóvil. Haz una lista de lo que necesitas en una lista que verificas mientras empacas o mientras repones.

Viajes especiales. Cada año hacemos un viaje por el río y nos quedamos en una cabaña. Hice una lista el primer año y agregué o borré cosas justo después del viaje. Cada año, simplemente reviso mi lista del año anterior en lugar de comenzar desde cero.

Comer afuera. Descubrimos que nosotros, como otros, somos criaturas de hábitos. Parece que pedimos las mismas cosas en el mismo restaurante, así que hice una tarjeta para cada restaurante y enumero lo que cada persona pide. Ahorra tiempo y confusión, especialmente con familias numerosas. ¡También ayuda con familias pequeñas cuyos hijos tienen la costumbre de ordenar LO QUE quieran! El niño consentido no tiene en cuenta el precio o el tamaño de las porciones cuando ordena por sí mismo.

Si realmente crees que no puedes darte el lujo de salir a comer, o si se está volviendo demasiado costoso, comienza a ordenar para tus hijos. Además, manténte alejada del menú infantil o de las comidas infantiles con el premio. No pidas comidas para adultos para tus hijos; ¡engordan a los niños! Haz que un niño comparta una comida con usted (te mantendrá delgada) o empareja a dos niños con una comida para adultos, que generalmente es mucho más barata, a menos que los niños coman gratis o por 99¢.

Libros. Yo tiendo a pedir prestado y prestar muchos libros y es extremadamente difícil hacer un seguimiento de ellos. Así que escribo el nombre de la persona y el libro, el audio o la cinta de video, o el currículum escolar y pongo la tarjeta en mi archivo para recordarme pedirlo de vuelta. La mayoría de la gente no quiere quedarse con nuestras cosas. Sucede cuando lo piden prestado y se olvidan incluso de usarlo o leerlo. Entonces se queda para siempre en alguna parte. Luego, cuando se descubre que olvidaron de quién lo tomaron prestado, están demasiado avergonzados para devolverlo porque han pasado años, o tú o ellos se han mudado. Hazle un favor a todos usando este método o uno propio.

¡Cumpleaños! En la sección del mes (enero a diciembre), escribe una tarjeta para cada mes e indica el cumpleaños de todos por día, luego el nombre y, por último, el año. También puedes escribir el día en que necesitarías enviarles un regalo o una tarjeta. Cuando llegue ese mes, coloca esa tarjeta de cumpleaños 3x5 en la primera fecha indicada. Se te recordará que los llames o envíes su regalo.

Consejo: Yo compro regalos (y tarjetas) de cumpleaños y Navidad con anticipación cuando veo un buen precio. Escribo en una tarjeta lo que compré, para quién es y dónde lo escondí y lo pongo en el mes del cumpleaños.

Fiestas u otros compromisos. No hay nada peor para las mujeres que usar el mismo vestido con las mismas personas, porque no puedes recordar lo que usaste la última vez. (¿Te sucede esto o soy la ÚNICA que se está poniendo vieja?) Escribo lo que vestía en una tarjeta y luego lo muevo a la próxima vez que vaya. Por ejemplo, escribe su vestimenta en la última reunión de educación en el hogar, luego coloca la tarjeta delante de la fecha en que será la próxima reunión de educación en el hogar. Después de la próxima reunión, haces lo mismo.

Armario de ropa de baño. En nuestra antigua casa, nuestro cuarto de baño sólo tenía un pequeño armario en el que podía guardar artículos de tocador, medicamentos, vendas, etc. Era casi imposible encontrar algo hasta que usé mis tarjetas junto con cubos de helado de plástico con tapas para clasificar y guardar las cosas. Numeré cada cubo y escribí una tarjeta 3x5 correspondiente con el número del cubo y TODOS los contenidos y dónde (en cuál de los tres estantes estaba). Cuando mi familia necesitaba algo, me traían las tarjetas. Lo encontraría en un minuto y les diría en qué cubo estaba y en qué estante encontrarían ese cubo.

Videos caseros. Cuando obtuvimos una cámara de video, me emocioné. Pero localizar un evento que queríamos ver fue frustrante. Así que documenté los principales eventos en el video en una tarjeta blanca de 3x5. Numeré las cintas del 1-10 y numeré una tarjeta 3x5 correspondiente. Si conocía la fecha, entonces la escribí (o adiviné la fecha), seguida del evento como el décimo cumpleaños de Axel, los primeros pasos de Macy, los premios de fútbol, ​​las vacaciones en Ft. Walton Beach (¡No supe sobre el botón que marca la fecha del video durante un par de años!) Ahora podemos encontrar cualquier cosa.

Hay muchas más formas de organizar tu hogar y educar en el hogar, con mucha más explicación, en Trabajadoras en casa: Aprovecha al máximo tu tiempo.

 

"Ella se levanta mientras aún es de noche ..." Proverbios 31:15
Diario