Sharing is caring!

El Salmo 1 nos dice: “¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, Ni se detiene en el camino de los pecadores, Ni se sienta en la silla de los escarnecedores,Sino que en la ley del Señor está su deleite, Y en Su ley medita de DÍA y de NOCHE! Será como árbol plantado junto a corrientes de agua, Que da su fruto a su tiempo Y su hoja no se marchita; En todo lo que hace, prospera”.

Sal. 119:11 “En mi corazón he atesorado Tu palabra, Para no pecar contra Ti.”

La lectura de la Biblia de tus hijos y tuya debe ser una prioridad sobre todo lo demás. Leer la Biblia alimenta el alma. Puede que nuestras mentes no lo comprendan completamente, pero nuestros espíritus son alimentados y renovados. Renueva nuestras mentes que están llenas de la confusión del mundo y nos da una guía. Esto es muy importante para el futuro de tu hijo. Solo cuando TÚ lo hagas precioso para tí, podrás alentar plenamente a tus hijos para que lo hagan valioso en sus corazones.

Hablamos sobre el uso de CDs de la Biblia o cintas de audio y la lectura. A algunas les encanta simplemente abrir la Biblia y leer, mientras que otras leen la Biblia en un año. Ayuda a tus hijos a completar la lectura de la Biblia haciéndolo parte de su día escolar y también los devocionales matutinos cuando tu familia se reúne, el padre/esposo dirigiendo, para encontrarse con el Señor cada día.

Leer la Biblia es maravilloso, pero memorizar la Biblia te lleva un paso más arriba. Estos son algunos de mis mejores métodos de memorización de la Biblia:

  1. Lee mientras lavas los platos. Esto es beneficioso si necesitas aprender junto a tus hijos. ¡Esto también ayuda a que el tiempo pase más rápido y nos ayudó a tener una cocina REALMENTE limpia!
  2. Versículos Bíblicos grabados en cintas. Este método es beneficioso si tus hijos necesitan aprender diferentes versos entre ellos. Nuestros niños mayores ya tienen sus versos fundacionales, pero los pequeños aún no los saben todavía.

Memorice mientras lava los platos

Imprime el versículo en LETRA GRANDE NEGRITA y pégalo sobre el lavaplatos. Lee el versículo y luego pídeles que lo repitan cinco veces. Luego lee una línea y pídeles que lo repitan cinco veces. Luego agrega esa línea al versículo y repítela cinco veces. Luego ve a la siguiente línea, dila lentamente y luego pídeles que la repitan cinco veces. Luego regresa y agrégala al principio y díganlo cinco veces. Luego ve a la tercera línea y repitan, y así sucesivamente.

Tú dices: “Salmo 1:1-6. Ahora repítelo cinco veces.” Los niños y tú: “Salmo 1:1-6, Salmo 1:1-6, Salmo 1:1-6, Salmo 1:1-6, Salmo 1:1-6.

Tú dices: ¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos” Ahora repítelo cinco veces”

“¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos”
“¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos”
“¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos”
“¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos”
“¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos”

Tú dices: “Salmo 1:1-6: ¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos!” Ahora repítelo 5 veces”.

“Salmo 1:1-6: ¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos!”
“Salmo 1:1-6: ¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos!”
“Salmo 1:1-6: ¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos!”
“Salmo 1:1-6: ¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos!”
“Salmo 1:1-6: ¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos!”

Tú dices: “Ni se detiene en el camino de los pecadores. Ahora repítelo cinco veces”.

“Ni se detiene en el camino de los pecadores”.
“Ni se detiene en el camino de los pecadores”.
“Ni se detiene en el camino de los pecadores”.
“Ni se detiene en el camino de los pecadores”.
“Ni se detiene en el camino de los pecadores”.

Ahora tú dices: “Salmo 1:1-6: ¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos!, ni se detiene en el camino de los pecadores.” Ahora repítelo cinco veces”.

“Salmo 1:1-6: ¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos!, ni se detiene en el camino de los pecadores.”
“Salmo 1:1-6: ¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos!, ni se detiene en el camino de los pecadores.”
“Salmo 1:1-6: ¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos!, ni se detiene en el camino de los pecadores.”
“Salmo 1:1-6: ¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos!, ni se detiene en el camino de los pecadores.”
“Salmo 1:1-6: ¡CUÁN bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos!, ni se detiene en el camino de los pecadores.”

Versículos Bíblicos grabados en cintas

Haces una cinta mientras lees el versículo lenta y deliberadamente usando el mismo método que se indicó anteriormente. Asegúrate de que seas TÚ o tu esposo quienes hagan la cinta:

Prov. 1:8-9 “Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre Y no abandones la enseñanza de tu madre; Porque son guirnalda de gracia para tu cabeza, Y collares para tu cuello”.

Haz que tus hijos las escuchen en un walkman y lo repitan todas las mañanas. Agrégalo a su ritual antes de acostarse y úsalo para acostarlos a dormir por la noche.

Sal. 4:4 “Tiemblen, y no pequen; Mediten en su corazón sobre su lecho, y callen. (SELAH)

Bendiciones

Oración de consagración:

“Hoy y todos los días Señor, te doy mi vida, mi corazón, mi alma, mi espíritu, mi carne. Te doy mi matrimonio, mi ministerio, (escribe el nombre de tu esposo, luego tus hijos por nombre). Señor, te doy mi hogar, mi tierra y todas mis posesiones. Señor, te doy todo mi tiempo, mis pensamientos y mi fuerza. Te doy todas mis alabanzas, mi alegría, mis penas, mi dolor y mis frustraciones. Coloco todo lo que soy y todo lo que tengo en Tus manos amorosas. Me rindo totalmente a ti y a tu Espíritu Santo. Renuncio a todos mis planes, propósitos, deseos y esperanzas, aceptando tu voluntad para mi vida, la vida de mi esposo y la vida de mis hijos. Úsame o envíame para sanar a los quebrantados de corazón y liberar a los cautivos. Realiza Tu plan perfecto para mi vida, a cualquier costo, ahora y para siempre. Amén.”

Oración para ser delgada:

“Señor, solo Tú, a través de tu poder y misericordia, puedes perdonarme por mi orgullo de la delgadez y ayudarme a estar delgada nuevamente. Ayúdame Señor para tu gloria. Amén”.

Tendrás que modificar esto de acuerdo con lo que el Señor te revela que es la razón de tu sobrepeso. ¿Es lujuria? ¿Corres hacia la comida en lugar de correr hacia Él? ¿Es la comida tu dios o tu consuelo? Debes pedirle al Señor que te revele tu razón para tener sobrepeso. La mayoría excusa su peso y lo atribuye a la genética, pero personalmente, creo que tiene más que ver con los pecados que se han transmitido. Mi madre era una mujer grande y físicamente mi cuerpo se parece más al de ella que cualquiera de mis hermanas. Me encontré con los mismos problemas que la llevaron a ella a tener sobrepeso, pero busqué al señor y Él me liberó. Deseaba estar delgada no por razones de vanidad (para que otros me miraran). En cambio, no quería que mi esposo o mis hijos se avergonzaran de mí, no quería que mi peso fuera un testimonio en contra de tener bebés, y necesitaba mi peso más ligero para aliviar los problemas que tengo con una pierna mala (que creo que el Señor pronto sanará, ¿amen?).

Ve a la Fuente, pídele a Él que baje a la raíz de tu problema de peso y luego arrepiéntete (confiesa y apártate de ) no solo una vez, sino cada vez que te vuelvas hacia ese pecado. Haz lo que puedas para vencer el mal con el bien. Como estaba orgullosa, necesitaba comenzar a orar para que otras perdieran el peso que estaban tratando desesperadamente de perder. Aproveché CADA oportunidad para contarles a otras sobre mi pecado, para alardear de mis debilidades. Lee el por qué debemos presumir:

2 Cor. 12:9 “Y Él me ha dicho: «Te basta Mi gracia, pues Mi poder se perfecciona en la debilidad». Por tanto, con muchísimo gusto me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí.

El orgullo está en la raíz de cada pecado, y para revelar tu pecado también tienes la oportunidad de humillarte. ¡¡¡Gloria a Dios!!!

Oraciones de bendiciones: Para tu esposo

“ Señor, oro por las bendiciones sobre (el nombre de tu esposo). Hoy y todos los días Señor, bendice sus dones espirituales, bendice su ministerio, bendice su crecimiento espiritual, bendice su horario convirtiéndolo en un trabajador diligente. Bendícelo como un líder honorable y responsable. Señor, bendícelo con una mente y memoria aguda”.

Esto es simplemente una muestra. En Una Mujer Sabia Construye su Casa, hay una lección completa sobre “ganar a su esposo sin  una palabra”. Cuando nuestros esposos tienen irritaciones o defectos, no debemos señalarlos, ¡pero DEBEMOS orar por él! En lugar de quejarte, o peor aún, hablar con otros acerca de ello, o algo mortal, burlarse de él en público, ¡ora, ora, ora! Ora por tu líder; ¡Ayúdalo a ser el hombre de Dios que tú deseas y tus hijos necesitan!

Oraciones de bendiciones: Para tus jóvenes y niños:

“Señor, oro por las bendiciones sobre (nombre) hoy y todos los días.

Señor, bendícelo con un tiempo tranquilo y un profundo anhelo por Tí y Tu Palabra.

Bendice su futuro.

Bendice a su esposa, sus hijos y su hogar.

Bendícelo con prosperidad y una herencia piadosa.

Bendícelo con amabilidad y afecto.

Bendícelo con espíritu varonil y fuerza física.

Bendícelo con una esposa sumisa, cariñosa y temerosa de Dios e hijos temerosos de Dios.

Bendícelo con una esposa sumisa, amorosa, paciente, segura y fructífera que teme al Señor.

Bendícelo con una esposa amorosa y solidaria que será la madre de muchas naciones.

Bendice (nombre) con una aljaba llena de niños, ya que “feliz es un hombre con una aljaba llena”.

Bendice (nombre) con una aljaba llena de niños amorosos, obedientes y temerosos de Dios.

Bendícelo con hábitos de trabajo honestos, provechosos y rectos: diligencia, consistencia, paciencia, guiado por el Espíritu.

Bendice su ministerio, permitiéndole llevar a muchos al conocimiento salvador de Jesucristo.

Bendícelo para que entre en su ministerio a una edad muy temprana.

Bendice a (nombre) como pastor de una congregación grande, cariñosa, próspera y generosa en nuestra tierra.

¡Bendícelo en su llamado, prepáralo para llevarlo a la cima de su profesión, para TU gloria!

Bendícelo con salud y sanación (agrega cualquier dolencia o enfermedad por nombre).

Bendícelo con una mente sana y un espíritu audaz.

Bendícelo con vivir cerca con su esposa e hijos.

Libéralo de (enumera los pecados que lo atormentan por nombre) y bendícelo con (enumera una bendición de reemplazo por el pecado del que está siendo liberado).

Bendícelo con humildad y respeto por la autoridad.

Bendícelo con la generosidad que fluirá a través de sus manos hacia Tu Reino.

Bendícelo con una lengua honesta y un espíritu liberador.

.

Oraciones de bendición para sus mujeres jóvenes y niñas

Señor , oro por las bendiciones sobre (nombre) hoy y todos los días.

Señor bendícela con un tiempo tranquilo y un profundo anhelo por Tí y Tu Palabra.

Bendice su futuro.

Bendice a su esposo, sus hijos y su hogar.

Bendícela con un líder espiritual sabio, fiel y piadoso, esposo y padre.

Bendícela con un hogar cálido, confortable y cercano.

Bendícela (nombre) con un líder amoroso, paciente y piadoso para ser su esposo.

Bendice a su esposo con prosperidad en un su ministerio y una herencia piadosa.

Bendícelo con un profundo amor y afecto para muchos hijos y comprensión para su esposa.

Bendice a (nombre) con una hermosa voz de canto para alabarte y honrarte a Tí.

Bendice a (nombre) en el ministerio a mujeres que llegarán a las naciones con las Buenas Nuevas y las Palabras que sanan.

Bendícela con una disposición gozosa, alegre, respetuosa y receptiva.

Bendícela con paciencia para los niños.

Bendícela con un útero fructífero y abundante leche.

Bendícela con un embarazo agradable con partos rápidos y fáciles.

Bendice a (nombre) con un espíritu agradable y obediente.

Bendice a  (nombre) con un espíritu obediente y sumiso mientras ella se somete felizmente a él y a toda autoridad.

Bendice a (nombre) con respeto, honor y admiración por su esposo mientras ella se somete felizmente a él.

Libérala de (enumera los pecados que la atormentan por nombre) y bendícela con (enumera una bendición de reemplazo por el pecado del que está siendo liberada).

Libera su alma de la rebelión y reemplázala con sumisión y un profundo anhelo de servir a los deseos y necesidades de los demás, “negándose a SÍ MISMA.

Bendícela con madurez, dejando atrás la torpeza de la adolescencia femenina.

Bendícela con un espíritu obediente.

Libérala de la destrucción y bendícela con un espíritu de construcción y reconstrucción.

Una corona de flores elegante

Una noche, un niño llorando me despertó a medianoche. Como no pude volver a dormir, comencé a orar. Esto generalmente me hace dormir; sin embargo descubrí que todavía estaba muy despierta. Entonces pensé que Dios me estaría despertando como lo hizo en el pasado para instruirme, ya que “Bendeciré al Señor que me aconseja; En verdad, en las noches mi corazón me instruye”.Sal 16:7

Cuando le pregunté a Él qué quería enseñarme, Él me recordó una conversación que tuve con una mujer, temprano esa noche. Estábamos discutiendo programas de lectura que utilicé para mi hijo que había tenido problemas de aprendizaje. (Aunque él era brillante, mi hijo no pudo leer hasta que tuvo diez años). Dijo que tenía un hijo que era disléxico y otro hijo con TDA. El Señor me recordó la inhibición en mi espíritu que experimenté cuando ella definió a sus hijos de esta manera. También me recordó mi respuesta inicial. Era “Realmente no importa que programa de lectura uses; fue mi oración y ruego al Señor lo que hizo que mi hijo pudiera leer ahora como un adulto”. Pero inmediatamente esa “Palabra del Señor'' fue robada y le ofrecí uno de los muchos programas de lectura que había adquirido mientras buscaba algo que funcionara para mi hijo. Su hija escuchó nuestra conversación y dijo: “Oh, no. No otro programa de lectura.”

Entonces el Señor me mostró la Verdad. En primer lugar, Él me mostró que las “etiquetas” (disléxico, ADD, hiperactivo, etc.) no son más que “maldiciones” que ponemos en nuestros hijos. Él me trajo a la mente estas Escrituras:”…De la misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. ¿Acaso una fuente echa agua dulce y amarga por la misma abertura? ¿Acaso, hermanos míos, puede una higuera producir aceitunas, o una vid higos? Tampoco la fuente de agua salada puede producir agua dulce”. Sant. 3:9-12. “Muerte y vida están en poder de la lengua...” Prov. 18:21. “Y Dios les dijo: «Si escuchas atentamente la voz del Señor tu Dios, y haces lo que es recto ante Sus ojos, y escuchas Sus mandamientos, y guardas todos Sus estatutos, no te enviaré ninguna de las enfermedades que envié sobre los egipcios. Porque Yo, el Señor, soy tu sanador.” Ex 15:26

Él me mostró que debemos negarnos a decir maldiciones sobre nuestros hijos y, en su lugar, reemplazarlas con bendiciones. Luego debemos testificar a otros estas verdades cuando nos encontremos con aquellos que, sin saberlo, han dicho maldiciones sobre sus propios hijos.

Esto no quiere decir que si tu hijo ha sido diagnosticado con una enfermedad, debemos profesar en contra de ella ( a menos que esto sea lo que Dios ha puesto en nuestros corazones, ya que muchos de nosotros hemos experimentado un diagnóstico incorrecto o inexacto). Es simplemente para mostrar el poder de las palabras que hablamos con respecto a cómo se perciben nuestros hijos, cómo los tratamos y cómo los demás responden a ellos.

¿Cuántas de ustedes han sido “etiquetadas” por un maestro, un amigo o incluso un miembro de la familia? Muchas veces aún no podemos sacudir esas etiquetas y muy a menudo actuamos de acuerdo a esas etiquetas. Los estudios han demostrado que muchas veces los niños en el aula serán “inteligentes” o “ tontos” dependiendo de lo que se les haya dicho que son.

Luego pasó a mostrarme una visión breve pero poderosa. Me ví orando una bendición sobre cada uno de mis hijos cuando comenzaron su día escolar. Estaba poniendo mis manos sobre sus cabezas y los bendecía. Estaba orando para que Dios los bendiga y les dé toda la sabiduría, el discernimiento y la comprensión para convertirse en hombres y mujeres poderosos de Dios. Estaba orando para que Dios les diera lo que les dio a Daniel, Ananías, Misael y Azarías porque habían permanecido sin mancha. “A estos cuatro jóvenes Dios les dio conocimiento e inteligencia en toda clase de literatura y sabiduría. Además, Daniel entendía toda clase de visiones y sueños.” Dan 1:17

Comencé a llorar cuando pensé en todos los niños que fueron contaminados por la escuela y los medios de comunicación. El Señor simple y rápidamente me recordó que si nuestros hijos han sido contaminados de alguna manera, entonces debemos clamar la Sangre de Jesús sobre esa contaminación. Entonces debemos apartar a nuestros hijos de cualquier maldad a la que estén expuestos cuando el Señor nos lo recuerde.

Él me recordó las promesas de la instrucción del padre y la enseñanza de la madre: que son una elegante corona alrededor del cuello. También me recordó que Deuteronomio está lleno de las bendiciones de los padres que sí enseñan a sus hijos. “Enseñadlas a vuestros hijos, hablad de ellas, ora sentado en tu casa o andando por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.” Deut. 11:19. Cada padre debe pronunciar una bendición sobre cada uno de sus hijos en la mañana, si él está de acuerdo con esto. Sino, entonces tú como madre deberías hacerlo.

Me he comprometido a hacer esto diariamente con mis hijos. He compartido esto con muchas mujeres que han caído en este pozo de destrucción con sus hijos. Mi oración es que otros se den cuenta de este engaño y lo compartan con otras. ¡Alabado sea el Señor!

Tomado del Capítulo 14, “Las Enseñanzas de Tu Madre” en Una Mujer Sabia Construye su Casa: Un Libro de Trabajo para Mujeres.

Creada de Forma Única

A medida que leemos la Biblia, vemos que fuimos creados de manera única, creados hombres y mujeres, creados a imagen de Dios. La palabra única se define como “con la exclusión de cualquier otra posibilidad”.

Gén. 1:27 Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios los creó. Hombre y mujer los creó.

Sal. 139:14 Te alabo, porque de modo formidable y maravillosamente fui hecho. Maravillosas son tus obras y mi alma lo sabe muy bien.

A la imagen de Dios

Enseñar a tus hijos la ciencia de la creación es imprescindible para ayudarlos a comprender y rechazar la mentira de la evolución. Si tus hijos están expuestos a cualquier propaganda de programas educativos o libros que hablan sobre las mentiras de nuestra evolución, entonces debes comprar la serie de la creación. Tómate el tiempo para mirarlos con tus hijos y fortalecer su fe en la Biblia. ¡Reforzar la VERDAD de que NO somos animales que han evolucionado, sino que hemos sido creados a imagen de Dios!

Hombre y Mujer

El movimiento feminista ha destruido la singularidad de nuestra feminidad. Su objetivo era combinar nuestros roles y confundirnos. Una vez que el hombre y la mujer “comparten roles”, ¡ELIMINARON la necesidad del otro! Lo siguiente también está tomado del Capítulo 14. “Las Enseñanzas de Tu Madre” en una Mujer Sabia Construye su Casa: Un libro de Trabajo para Mujeres.

“Cualidad imperecedera de un espíritu suave y apacible. Tus metas para tus hijas deben ser diferentes a tus metas para tus hijos. Cada una de tus niñas debe ser capaz de enseñar a sus propios hijos y ayudar a su propio esposo. Debes alentarlas a no seguir carreras, lo que podría poner en riesgo su matrimonio. Enséñales a administrar un hogar, cuidar a los niños, coser y hacer un ministerio desde su hogar. Usa Proverbios 31 como tu guía. “Y que sus obras la alaben en las puertas de la ciudad.” Prov 31:31. Pero lo más importante, es que puedes guiar a tus hijas para que tengan consiste en un espíritu suave y apacible. Esta sí que tiene mucho valor delante de Dios.” 1 Ped. 3:4. Un espíritu suave y apacible solo se aprenderá de tu ejemplo. Además, ¡no creo que este tipo de espíritu sea uno de los objetivos de nuestras escuelas públicas!”

Sin el espíritu. Mis objetivos para mis hijos son primero ser poderosos en espíritu, junto con la diligencia para aprender  y una fuerte ética de trabajo. “Porque así como el cuerpo sin el espíritu está muerto”. Sant. 2:26

Él te exaltará. Tanto tus hijas como tus hijos necesitan aprender a vivir sus vidas para el Señor. “Humíllense en la presencia del Señor y Él los exaltará” Sant. 4:10.

Cuando nuestros hijos comenzaron a entrar en la adolescencia (elimina el título de “adolescente” de tu vocabulario. Este connota rebelión. Son “hombres jóvenes” o “mujeres jóvenes” y debes esperar que actúen así) comenzamos a realmente prepararlos para la edad adulta. Como primero tuvimos tres hijos, vimos que el Señor nos guió para que pasaran más tiempo con su padre. El Señor confirmó esta dirección para nosotros de muchas maneras. Vimos madurez, vimos cómo se hacían amigos de los hombres frente a los adolescentes rebeldes, y vimos cómo se acercaban más a su padre, tratando de emularlo más.

Nuestros chicos trabajan con su padre. Mi joven de 16 años hace su trabajo en su escritorio del ministerio. Sigue recibiendo sus tareas de mí y es responsable ante mí, pero también ante su padre. Todos nuestros hijos tienen quehaceres domésticos. Son responsables de mantener su habitación impecable y comprar la mayor parte de su ropa o hacer un “acuerdo Thiele” (pagamos la mitad por una necesidad de ropa, no por un deseo).

Ellos hacen las tareas del hogar según lo dicte la necesidad. Nuestro joven de 21 años friega todas las duchas y bañeras. Dos de los niños hacen algún tipo de aspirado. Los niños hacen la mayor parte del cuidado del automóvil; sin embargo, nuestra hija lo aspira. Encontrarás más información sobre cómo dividir las tareas y cómo distribuirlas en Trabajadoras en casa: Aproveche el máximo de su tiempo.

Principalmente, las chicas de nuestra casa hacen comidas; sin embargo los niños también hacen cosas en ocasiones para asegurarse de que pueden ayudar a sus esposas cuando están enfermas, con niños o lactando. Es equilibrado, no es políticamente correcto ni legalista.

Mi hija está siendo entrenada para administrar una casa. Anne de Avonlea adopta la visión feminista cuando Anne estudia para ir a la universidad, mientras Diana tiene que aprender a administrar un hogar. Lo que adquirí de mis años de Universidad fue la independencia y la rebelión que condujeron al divorcio y la destrucción. Hasta que estudié lo que la Palabra de Dios tenía que decir sobre el papel que Él me creó para cumplir, era miserable, frustrada y DESTRUCTIVA. Literalmente derribé mi propia casa con mi actitud. La mayoría de las mujeres pensarían: “¡Guau, ella lo tiene todo!” Pero mi corazón es ser solo una esposa, madre y ama de casa. Esto tiene prioridad. Yo “renuncio” regularmente cada vez que el ministerio comienza a adelantarse sobre mis propios roles. Todavía obtengo el mayor placer de las tareas simples como lavar la ropa para mi familia o nuestra gran cena con velas, manteles y servilletas de tela.

Mi papel como parte vital del ministerio me hace tener que vigilarme realmente en lo que respecta a permanecer BAJO mi esposo (como presidente de nuestro ministerio y como líder espiritual de nuestro hogar y ministerio). Soy ministra, pero no estoy por encima de mi esposo, sino que debo obligarme a buscar sabiduría a pesar de que muchos se refieren a mí como una estudiosa de la Biblia. Esta erudita bíblica no trae su Biblia a la iglesia ni a la escuela Dominical. Yo “miro” con mi esposo en su Biblia. No voy a otra clase de escuela Dominical, sino que me siento con él (también con mis hijos) y lo dejo liderar. Le pregunto qué piensa al respecto, no para desafiarlo o probarlo como lo hice en el pasado (lo que llevó a que me dejara por otra mujer), sino para asegurarme de que está de acuerdo con lo que se enseñó. Si no lo hace, entonces tomo Su opinión por sobre la del maestro o el predicador (¡y mis hijos también!).

Aprendí a darle honor a mi esposo cuando vivía en pecado. ¡Probablemente mi esposo realmente no conoce la Biblia tan bien como yo, pero A PESAR DE ELLO,  Él es mi líder espiritual! Dios sabe que, como mujer, puedo ser engañada FÁCILMENTE. NO tengo el discernimiento espiritual que tiene mi esposo, creado hombre. Sería estúpida, arrogante y blasfemaría contra la Palabra de Dios si no tuviera cuidado de mirar a mi esposo como mi líder. No hay razón para pensar ni por un minuto que podrías guiar espiritualmente a tu esposo, sin importar cuánto más sepas la Biblia.

No busco el consejo de mi esposo cuando estoy ministrando a las mujeres, ni trato con los niños (ver Tito 2). Sin embargo, cuando no sé algo, primero busco al Señor (Él debe ser el primero en mi vida), pero si tengo alguna duda en mi mente, o si creo que mi esposo puede no compartir la misma opinión que yo, lo consulto para asegurarme. No permitiré  que nuestra casa se divida.

Hay mucho, mucho más sobre este tema en el libro de trabajo Una Mujer Sabia. Oren acerca de que tú y tu esposo revisen el libro de trabajo y el manual de los hombres, juntos  como pareja. Si sueles ser una rebelde, como LA MAYORÍA DE NOSOTRAS SOMOS, entonces te animo a que lo hagas UNA VEZ sola o con una amiga. Si lo haces con el corazón abierto (“¡cámbiame a MÍ, Señor!”), tu esposo verá el cambio en ti y ¡querrá tener su propia copia!

Pasan por los mismos temas en cada capítulo, pero el de hombres le habla a los hombres y el de mujeres le habla a las mujeres. Recomendamos que ninguno de los dos lea el libro del otro y que permanezcan discretos en lo que comparten sobre los mandatos de su libro. Los mandatos pueden convertirse en “demandas” de tu esposo cuando el diablo lo usa para destruir tu propia carne. Y viceversa: tu esposo NO NECESITA tu ayuda para cambiar o monitorear su cambio. Eso también lo destruirá. En cambio, cada uno de nosotros debe unirse al Señor para que Él pueda cambiarnos.

Bendiciones o maldiciones:¿Qué  hablarás sobre tus hijos?

Dios dijo: “No te daré ninguna de las enfermedades”

Desde el comienzo de mi educación en el hogar, he leído y escuchado sobre nuevas tendencias en el trato y la enseñanza de los niños. Al principio escuché MUCHO sobre los tipos de personalidad; estaban en cada libro y en la boca de todos. ¿Era yo sanguínea y tenía un hijo melancólico?

Más recientemente, hemos sido bombardeados con estilos de aprendizaje:”¿Es su hijo un aprendiz visual o auditivo?”

Cuando hablo con las madres escucho todo tipo de etiquetas; TDA, de carácter fuerte, etc.

¡Ninguna de estas etiquetas, estilos de aprendizaje o tipos de personalidad están en la Biblia! ¡¡¡NADA más que psico habladurías!!! Al observar a muchos de estos niños con TDA y de voluntad fuerte, parece que muchas madres usan estas etiquetas como una forma de EXCUSAR el comportamiento de sus hijos. Estas son las madres que han FRACASADO en disciplinar a sus hijos como enseña la Biblia y necesitan un diagnóstico para sentirse mejor consigo mismas.

La Palabra de Dios debería ser nuestra única fuente. Cuando encontramos otras cosas que nublan o confunden Su Palabra, o cuando sentimos que no es suficiente y necesitamos agregarle algo, nos encontraremos yendo por el camino ancho hacia la destrucción. Si realmente necesitáramos saber acerca de los estilos de aprendizaje para entrenar o enseñar a nuestros hijos, ¿no se habría asegurado Dios de incluirlo?

Y si SIMPLEMENTE lo buscamos SOLO a ÉL, ¿no ha PROMETIDO que ÉL nos dará todo lo demás? Por lo tanto, podemos descansar en Él mientras nos unimos con Él, y entonces nuestra carga será fácil y ligera. ¡ALELUYA!

Cuando leí todas estas cosas nuevas sobre los estilos de aprendizaje, ¡comenzó a ser realmente abrumador, tan confuso! ¿Quién podría hacerlo? ¡ciertamente yo no, con cinco a la vez estudiando en casa! Y ese es el esquema del diablo. Quiere desgastar a los santos.

Dan. 7:25 “Él proferirá palabras contra el Altísimo y afligirá a los santos del Altísimo…” Él quiere confundir los problemas reales. Él quiere distraer y cargar a las madres para alejarnos de SU PALABRA y hacernos pasar MÁS TIEMPO en otros libros que nos alejarán aún más de nuestra fuente: ¡¡¡el Señor y Su Palabra!!!

Hebr. 12:1 “Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante...”

Hacer concesiones

Hacer concesiones SIEMPRE conduce a la destrucción. Es el comienzo del retroceso. Una vez que te hayas iluminado, si eliges regresar, estás atrapada. Cada vez que sientas la tentación de hacer concesiones con tus creencias y convicciones de educación en el hogar, te encontrarás resbalando en todas las áreas de tu caminar Cristiano, porque caes en una doble mentalidad, y Dios nos advierte que no esperemos NADA de ÉL, ya que somos inestables en “todos nuestros caminos”. El versículo completo dice esto:

Sant. 1:5-6 “Y si a alguno de ustedes le falta sabiduría, que se la pida a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero que pida con fe, sin dudar. Porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra”.

Específicamente, estoy hablando de volver a poner a tus hijos, o uno de tus hijos, en la escuela o ingresarlos en una “matrícula doble” (haciendo clases en la Universidad mientras aún están en la secundaria). Algo de esto ofende a los que han hecho concesiones, pero no puedo hacer concesiones con lo que la Biblia dice que destruirá a nuestros hijos.

1 Cor. 15:33 “No se dejen engañar: ‘Las malas compañías corrompen las buenas costumbres’.”

Prov. 14:7 “Apártate de la presencia del necio, Porque en él no discernirás palabras de conocimiento.”

Deut. 6:7 “Las enseñarás diligentemente a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.”

¿Cómo puede un padre Cristiano creer eso y luego enviar a sus hijos a Sodoma y Gomorra para que se eduquen y creer que no se corromperán?

Las concesiones llegan tan frecuentemente como el diablo trae una crisis o carga a su educación en el hogar. En este punto, muchos de los que no tienen una fuerte convicción se dan por vencidos o huyen y arrojan a sus hijos a la escuela. ¡Las pruebas NO son una señal para detener la educación en el hogar, sino para apoyarse en el Señor! Dios AMA poner las probabilidades en contra de sus creyentes (no olvidemos el ejército de Gedeón que redujo para mostrar SU Fortaleza). La prueba puede ser un nuevo bebé que se espera o dos bebés seguidos. Puede ser por razones financieras (mamá necesita trabajar a tiempo parcial). Puede ser que el hijo de tu hermana venga a vivir contigo. Puede adoptar o acoger a un niño o niños, ¡y “no puede educarlos en casa a ELLOS!” ¡Al momento siguiente tus hijos estarán en la escuela!

Puede ser que tus hijos hayan estado en grupos juveniles o que sus amigos más cercanos estén en la escuela pública, por lo que ellos te dicen que desean desesperadamente ir al “campo misionero” de la escuela pública para salvar a sus amigos. Abraham NO fue con los ángeles ni fue enviado por Dios para vivir o frecuentar Sodoma para ayudar a salvar a Lot. Abraham era moralmente puro, por lo que pudo hablar cara a cara con un Dios santo para perdonar la vida de su sobrino Lot.

A lo largo de los años, he conocido a tantas familias que educan en el hogar, y muy pocas llegan a la meta: la graduación de la escuela secundaria. Los que lo hacen, bueno, sus recompensas son tremendas. Pero para aquellos que no lo hacen, los resultados son trágicos. Cuando los niños han sido criados en un ambiente de educación en el hogar, no son callejeros y son muy vulnerables a la presión de sus compañeros y al ambiente corrupto del sistema de escuelas públicas y sus compañeros.

¡Me sorprendió más de una vez ver la metamorfosis de estos jóvenes que parecen prostitutas o proxenetas en el transcurso de un año! Las muchachas cristianas se están embarazando y los hombres jóvenes se están escapando o metiendo a una muchacha en problemas.

Sin embargo, aquellos cuyos hijos han continuado una estrecha asociación con compañeros de escuelas públicas ( a través de amigos del vecindario y grupos de jóvenes) parecen saltar la transición, ya que, en primer lugar, no estaban recibiendo el beneficio completo en realidad. Espero que tú, como madre, no elijas contratar el seguro de asociarte estrechamente con el pecado y el comportamiento pecaminoso en caso de que te encuentres con la necesidad de devolverlos a la escuela en el futuro.

NADIE necesita hacer concesiones; TODOS enfrentarán la tentación de que deben BUSCAR al Señor para VENCER!

Déjame dejarte con una cita del Dr. Kent Hovind, científico de la creación de renombre mundial. “Necesitas sacar a tus hijos de la escuela pública. Necesitas educarlos en casa, ponerlos en colegios privados o no escolarizarlos en lo absoluto!”

Salmo 23                                   

“El Señor es mi pastor, Nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar;
Junto a aguas de reposo me conduce. Él restaura mi alma; Me guía por senderos de justicia Por amor de Su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque Tú estás conmigo; Tu vara y Tu cayado me infunden aliento. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos;
Has ungido mi cabeza con aceite; Mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa del Señor moraré por largos días.

Mateo 6:9-13

Ustedes, pues, oren de esta manera: “Padre nuestro que estás en los cielos,
Santificado sea Tu nombre. Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad,
Así en la tierra como en el cielo. Danos hoy el pan nuestro de cada día.
Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del mal. Porque Tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre. Amén”.

Los Diez Mandamientos

No tendrás dioses ajenos delante de mí.
No te harás ninguna imagen grabada.
No tomarás el nombre del SEÑOR tu Dios en vano.
Recuerda el día de reposo para santificarlo.
Honra a  tu padre y a tu madre.
No matarás.
No  cometerás adulterio.
No robarás.
No darás falso testimonio contra tu prójimo.
No codiciarás.

Las Bienaventuranzas
Mateo 5:3-10

“Bienaventurados los pobres de espíritu
Porque de ellos es el reino de los cielos”


“Bienaventurados los que lloran,
Porque serán consolados”


“Bienaventurados los mansos,
Porque ellos heredarán la tierra.


Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia
porque ellos serán saciados.


Bienaventurados los misericordiosos,
Porque ellos recibirán misericordia.


Bienaventurados los puros de corazón,
Porque ellos verán a Dios.


Bienaventurados los que procuran la paz,
pues ellos serán llamados hijos de Dios.


Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos
por causa de la justicia,
pues de ellos es el reino de los cielos”.

Salmo 1
“¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos,
Ni se detiene en el camino de los pecadores,
Ni se sienta en la silla de los escarnecedores,
Sino que en la ley del Señor está su deleite,
Y en Su ley medita de día y de noche!
Será como árbol plantado junto a corrientes de agua,
Que da su fruto a su tiempo
Y su hoja no se marchita;
En todo lo que hace, prospera.
No así los impíos,
Que son como paja que se lleva el viento.
Por tanto, no se sostendrán los impíos en el juicio,
Ni los pecadores en la congregación de los justos.
Porque el Señor conoce el camino de los justos,
Pero el camino de los impíos perecerá”.

2 Tim. 3:1-5
“Pero debes saber esto: que en los últimos días vendrán tiempos difíciles.
 Porque los hombres serán amadores de sí mismos, avaros,
jactanciosos, soberbios, blasfemos,
desobedientes a los padres, ingratos, irreverentes,
sin amor, implacables, calumniadores, desenfrenados,
salvajes, aborrecedores de lo bueno,
traidores, impetuosos, envanecidos,
amadores de los placeres en vez de amadores de Dios;
teniendo apariencia de piedad,
pero habiendo negado su poder.
A los tales evita”.

Verso 16-17
“Toda Escritura es inspirada por Dios y
 útil para enseñar, para reprender, para corregir,
para instruir en justicia,
a fin de que el hombre de Dios sea perfecto,
equipado para toda buena obra”.

Salmo 51:2-17
“Lávame por completo de mi maldad,
Y límpiame de mi pecado.
Porque yo reconozco mis transgresiones,
Y mi pecado está siempre delante de mí.
Contra Ti, contra Ti solo he pecado,
Y he hecho lo malo delante de Tus ojos,
De manera que eres justo cuando hablas,
Y sin reproche cuando juzgas.
Yo nací en iniquidad,
Y en pecado me concibió mi madre.
Tú deseas la verdad en lo más íntimo,
Y en lo secreto me harás conocer sabiduría.
Purifícame con hisopo, y seré limpio;
Lávame, y seré más blanco que la nieve.
Hazme oír gozo y alegría,
Haz que se regocijen los huesos que has quebrantado.
Esconde Tu rostro de mis pecados,
Y borra todas mis iniquidades.
Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
Y renueva un espíritu recto dentro de mí.
No me eches de Tu presencia,
Y no quites de mí Tu Santo Espíritu.
Restitúyeme el gozo de Tu salvación,
Y sostenme con un espíritu de poder.
Entonces enseñaré a los transgresores Tus caminos,
Y los pecadores se convertirán a Ti.
Líbrame de delitos de sangre, oh Dios, Dios de mi salvación,
Entonces mi lengua cantará con gozo Tu justicia.
Abre mis labios, oh Señor,
Para que mi boca anuncie Tu alabanza.
Porque Tú no te deleitas en sacrificio, de lo contrario yo lo ofrecería;
No te agrada el holocausto.
Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito;
Al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás”.

Jeremías 17:5-8
“Así dice el Señor:
Maldito el hombre que en el hombre confía,
Y hace de la carne su fortaleza,
Y del Señor se aparta su corazón.
Será como arbusto en lugar desolado
Y no verá cuando venga el bien;
Habitará en pedregales en el desierto,
Una tierra salada y sin habitantes.
Bendito es el hombre que confía en el Señor,
Cuya confianza es el Señor.
Será como árbol plantado junto al agua,
Que extiende sus raíces junto a la corriente;
No temerá cuando venga el calor,
Y sus hojas estarán verdes;
En año de sequía no se angustiará
Ni cesará de dar fruto”.

2 Crónicas 14:11
“Entonces Asa invocó al Señor su Dios, y dijo: «Señor, no hay nadie más que Tú para ayudar en la batalla entre el poderoso y los que no tienen fuerza.
Ayúdanos, oh Señor Dios nuestro, porque en Ti nos apoyamos
y en Tu nombre hemos venido contra esta multitud.
Oh Señor, Tú eres nuestro Dios;
que no prevalezca ningún hombre contra Ti».”

2 Crónicas 16:9
“Porque los ojos del Señor recorren toda la tierra
para fortalecer a aquellos cuyo corazón
es completamente Suyo.
Tú has obrado neciamente en esto.
Ciertamente, desde ahora
habrá guerras contra ti»”

1 Timoteo 6:7-11
“Porque nada hemos traído al mundo, así que nada podemos sacar de él.
Y si tenemos qué comer y con qué cubrirnos, con eso estaremos contentos.
Pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo y en muchos deseos necios y dañosos que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición.
 Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores.”

Romanos 3:10-12
“Pues está escrito: NO HAY JUSTO, NI AUN UNO,
NO HAY QUIEN ENTIENDA,
NO HAY QUIEN BUSQUE A DIOS
TODOS SE DESVIARON,
SE ECHARON A PERDER.
NO HAY QUIEN HAGA LO BUENO,
NO HAY NI AUN UNO”

Santiago 3:13-18
“¿Quién es sabio y entendido entre ustedes?
Que muestre por su buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.
Pero si tienen celos amargos y ambición personal
en su corazón, no sean arrogantes y mientan así contra la verdad.
Esta sabiduría no es la que viene de lo alto, sino que es terrenal, natural, diabólica.  Porque donde hay celos y ambición personal, allí hay confusión y toda cosa mala.
Pero la sabiduría de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía. Y la semilla cuyo fruto es la justicia se siembra en paz por aquellos que hacen la paz”.

Salmo 128:1-6
“Bienaventurado todo aquel que teme al Señor,
Que anda en Sus caminos.
Cuando comas del trabajo de tus manos,
Dichoso serás y te irá bien.
Tu mujer será como fecunda vid
En el interior de tu casa;
Tus hijos como plantas de olivo
Alrededor de tu mesa.
Así será bendecido el hombre
Que teme al Señor.
El Señor te bendiga desde Sión,
Veas la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida,
Y veas a los hijos de tus hijos.
¡Paz sea sobre Israel!

Daniel 1:17
“A estos cuatro jóvenes Dios les dio conocimiento e inteligencia en toda clase de literatura y sabiduría. Además, Daniel entendía toda clase de visiones y sueños. Pero Daniel se propuso en su corazón no contaminarse con los manjares del rey ni con el vino que él bebía, y pidió al jefe de oficiales que le permitiera no contaminarse.

Santiago 2:14-20
“¿De qué sirve, hermanos míos, si alguien dice que tiene fe, pero no tiene obras? ¿Acaso puede esa fe salvarlo?
Si un hermano o una hermana no tienen ropa y carecen del sustento diario,
 y uno de ustedes les dice: «Vayan en paz, caliéntense y sáciense», pero no les dan lo necesario para su cuerpo, ¿de qué sirve?
Así también la fe por sí misma, si no tiene obras, está muerta.
Pero alguien dirá: «Tú tienes fe y yo tengo obras.
Muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras».
Tú crees que Dios es uno. Haces bien; también los demonios creen, y tiemblan.
Pero, ¿estás dispuesto a admitir, oh hombre vano, que la fe sin obras es estéril?

Mateo 7:13-23
“»Entren por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. 14 Pero estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.
Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los cardos?  Así, todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego. Así que, por sus frutos los conocerán.
»No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de Mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en Tu nombre, y en Tu nombre echamos fuera demonios, y en Tu nombre hicimos muchos milagros?”. Entonces les declararé: “Jamás los conocí; APÁRTENSE DE MÍ, LOS QUE PRACTICAN LA INIQUIDAD”.

 

"Ella se levanta mientras aún es de noche ..." Proverbios 31:15
Diario