Nuestras Manos Unidas

Un testimonio de matrimonio restaurado
De concubina a esposa

Cómo comenzó en realidad tu restauración?

Aquella tarde del 20 de agosto de 2016 sentada en un sofá de mi casa lloraba cual víctima ¿por qué a mí? Pensando en que nada era mi culpa, cuando de pronto, fue como si veía una película de mi vida desde que di la espalda a Dios. Lo fea que venía estando para El, me había convertido en una mujer pendenciera, contenciosa, que no paraba de hablar y no sabia escuchar. Solo era la mujer necia que estaba derribando su casa. Y en medio de esa tormenta llegó mi Amado Salvador, a mi mente venía Proverbios 3, así que corrí a mi Biblia y leí ese capítulo y los versículos 5,6 y 7 golpearon mi alma, caí de rodillas… Ese día que pensé era el más gris de mi vida, pasó a ser el más colorido e importante de todos. Mi Amado Salvador llegó en mi rescate…

Bueno te cuento, yo salí de mi hogar el 30 de noviembre del 2016, Dios tenía Su plan sin duda y yo decidí obedecerle, fueron días de estar a solas con El, de aprender a dar gracias aún cuando no veía cambios, de soltar y confiar en Dios, en Su palabra, en cada promesa y sobre todo de buscar ser esa mujer sabia que edifica su casa. Decidí nunca más estar fea para El, decidí amarlo sin importarme que decida El, pues, Sus planes siempre son los mejores. Aprendí a darle el primer lugar para todo y he visto Su mano en todo, la vida es muy diferente cuando El es nuestro primero, aprendí a nunca más volver a tomar de lo que le pertenece y he visto Su provisión en todo, aprendí a callar y a tener un oído presto, aprendí a ganar sin palabras y a llevar todo absolutamente todo a Sus pies y dejar que El pelee por mí y vaya que he visto y veo Su gloria.

Solté y me dediqué a estar cerca de Dios a dejar que El guíe mi vida y confiar en que mi restauración depende de Él.

Cómo cambió Dios tu situación mientras lo buscabas a Él con todo el corazón?

Dios me invitó a este viaje de restauración, el cual acepte y El empezó a enseñarme principios maravillosos e importantísimos. Como era el darle el primer lugar para todo a Él… Llegó el momento en que me sentía tan bien con Dios, en que pensé y le dije, bueno Señor sea tu voluntad, por algo me invitaste a este viaje y lo que sé es que no quiero estar nunca más lejos de ti. Me dediqué a estar a solas con Dios y enamorarme más y más de Él confiando en Sus promesas y en que El estaba obrando aún y cuando yo no lo veía. Y empecé a ver cambios

Qué principios, de la Palabra de Dios (o por medio de nuestros recursos), te enseñó el Señor durante esta prueba?

1) A darle el primer lugar siempre a Él.
2) A hacer las cosas tal como me lo enseña en Su palabra
3) A confiar en Sus promesas
4) A verlo solo a Él y no a las circunstancias
5) A oírlo solo a Él y no las voces que el enemigo traiga a mi.
6) A dar gracias siempre, ya que toda mi vida es dirigida por El, y El siempre tiene un propósito en cada camino que me lleva.

Cuáles fueron los momentos más difíciles que Dios te ayudó a atravesar?

Cuando tuve que salir de mi casa. Cuando llegaron las fiestas de Navidad y yo estaba fuera me pegaba la melancolía pero Dios siempre me hacía ver que todo era dirigido por El y que Sus planes siempre son mejores. Además ahora contaba con tener una relación que jamás pensé podía y era estar tan cerca de Él y gozarme en Su presencia cada momento.

Cuál fue el “momento crucial” de tu restauración?

Yo estaba en casa de mi padre y recuerdo que en esos días apareció una persona que en mi edad de jovencita, el también era un joven, decía estar enamorado de mi, no le veía en años. Como se enteró de que yo había vuelto a casa de mi padre nose, lo que se es que una hermana mía un día me dice ahora está viudo y tú sola. Yo respondí, sola no, yo sé que Dios me rescató y mi hogar está en Sus manos y veré Su gloria en este tema. Total que un día me lo encuentro llegando a casa y empezó a hablarme de sus sentimientos e inmediatamente le dije no quiero oírte y te prohibo vuelvas a mencionarme nada de esto, no me interesa, yo no estoy disponible, estoy en un proceso que Dios dirige y todo se lo dejo a Él, sé que mi estado es temporal, pues mi vida y mi hogar serán restaurados. Eso fue un 23 de diciembre y para la Navidad, Dan que no me había escrito en días me envió un texto diciendo “te extraño y me he dado cuenta que realmente te amo” yo solo alabe a Dios al leer ese texto, supe que sin duda mi fidelidad a Él y dejar que El tomará el rumbo de todo, estaba siendo recompensada. Si yo hubiese escuchado la voz del enemigo, hubiera estado perdida. Pero decidí confiar en Dios y Sus promesas.

Cuéntanos CÓMO pasó? Tu esposo sólo regresó por la puerta principal?

Luego de ese texto me invitó a almorzar y esa fue mi oportunidad para pedirle perdón y dejar ver a Dios en mi.

La casa de mi padre está retirada de la ciudad es un clima muy frío y yo me estaba enfermando. Así que para mediados de enero Dan un día llegó y empezó a recoger mis cosas, le pregunté qué haces? Y me dijo, hoy vuelves a nuestra casa.

Obviamente yo quería oír más pero guardé silencio, volví a casa, pero yo estaba decidida a hacer las cosas como Dios me enseñó, ore y le dije a Dios, Señor guíame no quiero desobedecerte y menos caer en pecado ante tus ojos, dame las palabras adecuadas y toca el corazón de Dan con ellas. Así que le dije que si en verdad quería un hogar conmigo debíamos hacer las cosas como Dios manda y eso significaba casarnos. Él accedió estuvimos unos meses durmiendo en la misma habitación pero sin intimidad, hoy se cuál era su verdadero propósito, ( tiempo después me dijo que quería estar seguro que realmente yo era otra y pues vaya que Dios le mostró quién era yo ahora, una mujer nueva y totalmente distinta a la que salió por esa puerta) pero esto me incomodaba y en mi lugar de oración empecé a clamar a Dios por ayuda, quería hacer las cosas bien, quería hacer lo que Su palabra me indicaba, sabía que Dios era quien conversaría con el acerca de el matrimonio y yo no debía estar detrás de él con el tema.  Supe que mi EC estaba obrando. Al empezar este 2018 empezamos con el papeleo para el matrimonio, este país es todo un tema para que te den un acta de nacimiento, hubo trabas, pero yo seguía en mi lugar de oración. Pues y para Dios no hay imposibles. Esta semana empezó con un abrir de puertas obtuvimos los últimos papeles y ayer fue nuestra boda civil. Gloria a Dios, sin El nada sería posible.

Sospechabas o podías ver que estabas cerca de ser restaurada?

Simplemente confiaba en Dios y Sus promesas. Yo cada día me decía que los que confían en Dios jamás son avergonzados y mi confianza estaba y está puesta en Aquel que todo lo puede.

Recomendarías alguno de nuestros recursos en particular, que te haya ayudado?

Lo primero que dejen guiarse por Dios y acepten este viaje de restauración y sean constantes en todo.

En particular todos los cursos me enseñaron bastante y sé que era Dios a través de cada lección, pues antes de empezar cada curso le decía, muéstrame tu Poder y que esto viene de ti, y así era. Sin duda Dios puso este material en mis manos.

Tienes versículos favoritos de la Biblia que quisieras compartir con las mujeres que leer tu testimonio? O Promesas que Él te dio?

Confía en Jehová con todo tu corazón y no te apoyes en tu propia prudencia. Proverbios 3:5

He aquí yo hago cosa nueva, pronto saldrá a luz, ¿no la conoceréis? Otra vez haré camino en el desierto y ríos en la tierra seca. Isaías 43:19

Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí y oyó mi clamor. Salmo 40:1

Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor. Apocalipsis 2:4

Aún allí me guiará tu mano y me asira tu diestra. Salmo 139:10

Estarías interesada en ayudar a animar a otras mujeres?  Si

De cualquier forma, qué tipo de ánimo te gustaría dejarles a las mujeres en conclusión?

En primer lugar que su meta sea enamorarse más y más de Dios cada día, lograr una relación con El como jamás imaginaron.

Y confiar en El y Sus promesas, Su palabra no vuelve vacia. El conoce nuestra situación y se encargará de todo.

Y algo muy importante si se ha decidido aceptar este viaje, debe hacerse con firmeza, sin dudar y cerrando los oídos a las voces que el enemigo use con tal de alejarnos del camino. Si crees veras Su gloria.  Hoy soy una nueva mujer, mi primero es Dios mi vida y toda yo le pertenecen y me dio la bendición de mi hogar bajo su protección, ahora estoy casada y ahora soy esa mujer sabia que edifica su casa. Estoy dispuesta a ganar sin palabras.

~Aleza en Venezuela