Este Amor es Incomparable!!!

Os. 2:6-Por tanto, he aquí yo rodearé de espinos su camino, y la cercaré con seto,  y no hallará sus caminos.

Queridas y amadas del Señor. Quiero compartir con ustedes cómo fue que yo me reencontré con mi Amado Marido, después de leer varias veces la lección, “Encontrar Un Esposo Celestial” ( Isaias 54:6.)

Desde la primera vez que leí ésta escritura me sentí identificada, no porque lo reconociera como mi marido, sino porque así exactamente vine a Él, en verdad me sorprendí tanto de la exactitud con que me describía. Pero al continuar con el verso 7. Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias. Lágrimas caían sobre mis mejillas,  no porque ya le hubiera encontrado como mi EC (Esposo Celestial), sino porque sentía que había encontrado esperanza, empezaba a aumentar mi amor por él, pero todavía lo veía como mi Dios de lo imposible!! (Sé que lo es).

Así continúe recobrando ánimo, cada vez me sentía más segura de Su amor!!  

Mientras leía y asimilaba la escritura con que inicié mi carta (Os 2:6), fueron palabras muy fuertes que me confrontaron, en un principio hablaba éstas palabras deseando que ese cerco se levantara  en quien yo consideraba, me había hecho mucho daño, (Hoy agradezco tanto a Dios por habermelo quitado), pues realmente pude sentir como el corazón de mi amado SEÑOR estaba tan herido a causa del OH (otro hombre) (mi esposo terrenal) en mi vida,  fue un dolor inexplicable, igual al dolor que sentí al saberme reemplazada, en verdad recuerdo cómo mi corazón se agitaba como una gelatina, por así decirlo, un dolor que no le deseo ni a mi peor enemiga.

Mientras seguía  mi lección, no dejaba de llorar,  me sentía avergonzada, no me sentía digna de decirle que lo amaba, que me apena mi vileza, en verdad sentía que no podía verle a la cara y mucho menos decirle que lo sentía mucho!!!

MI corazón estaba quebrantado, no por  lo que yo pasé, sino porque pude sentir el gran celo que sentía por mí que me puso el cerco de espinos a mi,  a mi!! para no encontrar al OH, lo endureció tanto que…

Cuando me llevó al desierto entendí que él hablaba a mi corazón, me sedujó a solas, él y yo solamente. Me perdonó y me habló con ternura   (Os 2:14… Os 2:7)

Así que,  ya no pensando en quien yo creía debía aplicar estas palabras,  las tomé para mi y no tuve alternativa que, volver a mi primer amor, realmente fue mi “reencuentro” con él,  pues tiempo atrás le había tomado sólo de oídas, y me dejé llevar por mi propio juicio, estando quebrantada le dije, que lo hacía mi SEÑOR, pues ahora entiendo lo que es un SEÑOR!, ahora le consulto y procuro de que mi actitud sea aprobada por él, ahora le respeto, le tengo temor (reverencia) pues es mi SEÑOR!!! (Os. 2:17 -19).

Hoy entendí este verso:. (Isaías.43:25.) El ver y pensar en todo lo que hizo para hacerme entender cuán grande y hermoso es su amor por mi, me alegra  y me emociona que me siento tan tan amada por el mejor de los HOMBRES!!

Leyendo y comprendiendo, como Dios El Padre, le dijo (al Hijo) a mi Amado Jesús, Ve, ama a esa mujer (A mi) amante de otro, (YO amaba a otro) aunque adúltera..Os 3:1a.  Queridas en verdad me sentí así, tan insignificante, tan inmerecedora, y pude comprender cómo había lastimado, herido el corazón de mi Amado Jesús, mi Esposo Celestial,  pude sentir el amor del Padre, enviando a su Hijo, no sólo para decirme que me amaba, sino para demostrarlo con hechos. Me conquistó sin palabras, Solo con lazos de amor!!

Sólo deseaba decirle cuanto deseaba besar y lavar sus pies con mis lágrimas y secarlos con mis cabellos y que no deseaba apartarme nunca más de él,  que con su amor yo estaba satisfecha, que dejaba al OH para estar con Él porque él era mi razón de vivir.

*Todo esto pasó a principios del 2017*, y desde entonces me entregué a Él teniendo la seguridad de que él siempre me amará y de que en él estoy segura y no haya nada que temer.

Y hoy, al redactar ésta experiencia dolorosa, al mismo tiempo maravillosa e inolvidable, pues dejó sellado mi corazón con su precioso amor!!  

Con amor y pasión por el que con amor eterno me amó!!

Restaurada en Gracia