¡El es la fuente de Todo!

Hace unas semanas atrás me sentí muy incómoda y enojada, pues en medio del proceso de restauración me encontré en un punto, en el que me di cuenta de que vivía limitada, y digo vivía, porque tengo la certeza de que Dios no permitirá más que viva así.

Bien, me refiero a “limitada” en el hecho de que últimamente, no me alcanzaba para darme ni un pequeño gusto, y hablo de gustos realmente pequeños (muy poco dinero) pues pasaba afanada pensando en las necesidades de mis hijos, que ponía todo mi énfasis en ese asunto y, aunque mi ET vive con nosotros y obviamente provee (yo digo que él es el medio que Dios usa para proveernos y que nada nos falte pues para mí, El Señor es quien me provee) hay momentos en los que salgo yo sola con mis hijos a hacer las compras y antes me sobraba para cualquier gusto mío, pero ahora no y yo creo que es por eso, por vivir afanada y no cederle mi total confianza a Mi Hermoso Proveedor, de alguna manera, no activo mi fe o lo hago a medias y de esta manera, limito a Dios y eso no está bien pues en lugar de soltar, me aferro y trato de retener lo poco porque pienso que me faltará…

En ese momento de enojo mío, le dije a Mi Señor que no quiero vivir así, es más, pensaba que como una hija de Dios, más aún, una novia Suya podría vivir de esa manera, limitada y le pedí que me ayude o me enseñe el por qué…

Pues bien, Nuestro Amado es tan Precioso y tan fiel, ¡Aleluya!, que esta semana me encontraba leyendo el libro de Encontrando la Vida Abundante y justamente el capítulo de “Regalarlo” y aunque lo he leído por partes durante toda la semana (soy muy distraída) hoy aprovechando la quietud procuré terminar de leerlo y comprender lo que nos quiere transmitir y es precisamente la respuesta a aquella pregunta que le hice a Mi Fiel Amado hace días atrás! Gloria a Dios!

Me da tanta felicidad ver cómo El Señor obra, como nos responde, como tiene cuidado de nosotras como sus novias y aunque a veces por nuestra falta de fe y de conocimiento El no puede hacer más, Él no se rinde y siempre está ahí para enseñarnos cómo crecer en El… Pude comprender cosas que me han pasado pero que no había comprendido su por qué, Dios quiere darnos lo mejor y lo mejor siempre será Él y pasar tiempo en Su Presencia regocijándonos por tenerle como Nuestro Esposo Celestial, ¡El es la fuente de Todo!

Sus Promesas

“Pero Dios escogió lo insensato (tonto) del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos.” 1 Corintios 1:27

~ Gipsy