Deléitate en el Señor y él te concederá los deseos de tu corazón

 La Promesa del día: “Como ebrios tropezaban, se tambaleaban; de nada les valía toda su pericia. En su angustia clamaron al Señor, y él los sacó de su aflicción. Cambió la tempestad en suave brisa: se sosegaron las olas del mar. Ante esa calma se alegraron, y Dios los llevó al puerto anhelado”. Salmos 107:27-30

PR Audio Dulce

 

Aunque hoy estoy físicamente agotada deseo dar gracias a mi Amado y contar de Sus maravillas. Alabo a mi dulce y amado Compañero; quiero agradecerle por todo lo que hace cada día

Hermosas, quiero compartir que aunque he visto suceder esto muchas veces en mi vida, Él no deja de sorprenderme, mis niños comenzaron clases de música y debemos caminar alrededor de 25 minutos para llegar al lugar, son dos días a la semana y ya llevábamos 4 días caminando sin ningún problema, mis pequeños en el día número 4 comenzaron a sentir que era muy lejos y que caminamos mucho, yo en realidad estaba muy contenta porque esas clases de música era un deseo que Él sabía que yo quería para mis niños y fui obediente a Él cuando se abrió la oportunidad; claramente me dijo que era Él quien había abierto esa puerta entonces obedecí.

Volviendo al tema de la caminata cuando escuché a mis niños hablar que estaban cansados inmediatamente en voz alta hablé con mi Amado y le dije: “Amado, mis niños y yo deseamos que alguien nos lleve en carro, te entregamos este deseo, hágase como Tú quieras, sin embargo, si deseas que caminemos ¡lo haremos con alegría!”

Hermosas, por motivo de la cuarentena y el problema de la gasolina aquí en mi país, en mi comunidad transitan pocos carros; en 10 minutos que estábamos caminando no había pasado ni uno solo... Pero fue tan impresionante, en cuanto terminé de hablar con mi Amado no pasaron ni 10 segundos cuando un bus lujoso de una empresa privada se detuvo a mi lado y me dijo: “Súbase yo los llevo”; los niños estaban impresionados y yo con una sonrisa inmensa.

Toda la mañana había estado cantando canciones de amor para Él y cuando me bajé del bus comencé a cantar en voz alta, lo mejor es que no hay nadie a esa hora por la calle. Mi Amado es como un sueño que se cumple, es la mejor respuesta a cada oración, ahora me gozo porque mis niños han sido testigo de cada respuesta de mi Esposo Celestial; ellos literalmente se quedan con la boca abierta cada vez que Él responde con pequeños detalles y saben que Él cuida de nosotros. 

Otro testimonio que quiero compartir es que el grupo de Restauración que tenemos en mi casa ha estado organizando una actividad para el día del niño; y me tocó hacer las galletas a mí y a otra hermana, la receta la sabíamos porque ella me había enseñado y me salían muy bien por lo tanto nada podría salir mal, ¡pero empezaron a salir mal!

Amo a mi Amado porque Él nos llama la atención con cada prueba; cuando vi que las galletas no estaban saliendo bien le dije: “Perdóname Amado, perdóname por no involucrarte, comprendo que separada de ti nada puedo hacer, ayúdanos, dame dirección, ¿qué está pasando? Te invito a que hagas tú estas galletas y nos dirijas” Inmediatamente, Él trae a mi mente que la persona que me vendió la harina estaba dudando que la harina podía servir para hacer las galletas, entonces le digo a la hermana que estaba conmigo: ¡es la harina!, voy a ir a cambiarla. Cuando comenzamos a realizar las galletas con la nueva harina, las galletas comenzaron a salir perfectas; Él es hermoso, toda la Gloria es para Él, es más fácil cuando Él se encarga de todo. Amo tanto a mi Amado.

Hermosas, Él es nuestro guía, Él es el mejor; en todo deléitate en Él, ¡Él es todo lo que necesitamos! 

~Dulce de Venezuela

Restaurada en Gracia