Dejemos el pasado atrás

Encourager


Encorajamento

Cómo comenzó en realidad tu restauración? *

En abril del 2016 mi esposo se fue de casa, resentido, dolido y decidido a no volver nunca más, después de 13 años de matrimonio. Yo inicié mi lucha con el Señor un mes antes de que él se fuera, lo que me ayudó a entender, pero no a evitarme el dolor profundo y desgarrador de la situación.

Mi esposo tomó esta decisión, porque yo no fui la esposa cristiana que debí ser; la mayoría del tiempo fui contenciosa, peleona, mandona, usurpé el rol de mi esposo como cabeza del hogar, y además de esto, de los peores pecados que cometí fue, haber puesto como ídolo a mi esposo y haber sacado a Dios de nuestra vidas.

Durante este proceso, ocurrieron muchas cosas horribles y difíciles, pero en cada una el Señor estuvo a mi lado, me enseñó que cada momento era necesario, que Él y su enorme amor y misericordia, iban a sanar y restaurar mi corazón, el de mis hijas y sobre todo a mi familia.

Un primer recurso que me ayudó a sobrellevar la batalla fue el libro “¿Cómo Dios puede y va a restaurar tu matrimonio?”,Curso 1: RSM en el que entendí que el Señor tenía todo bajo su poder y que primero debía cambiarme a mí, para que lo demás viniera por añadidura. Ponerlo en primer lugar, confiar en Él, creerle y dejar que hiciera los cambios en mí, ha sido indispensable en el proceso.

Cómo cambió Dios tu situación mientras lo buscabas a Él con todo el corazón? *

Luego de un año de lucha, donde solo vi odio de parte de mi esposo, mucha distancia y cero posibilidad de reconciliación, recibí una primera señal: el Señor, empezó a trabajar en el, después de saber que yo ya era completamente suya y mi corazón le pertenecía. Mi esposo perdió su excelente empleo, tuvo que devolver el departamento de lujo en el que vivía y regresó a vivir donde sus padres. Yo, durante toda esa época siempre declaré que esa permanencia en ese lugar iba a ser temporal y así fue, Dios fue fiel y lo sacó de ahí y lo llevó a vivir donde sus papás, donde le pedí a Dios que su estancia ahí, sea aún más temporal.

El corazón de mi esposo seguía endurecido, a pesar de la dura prueba que estaba atravesando. Yo por mi lado, tuve que vivir una tras otra experiencias difíciles y dolorosas; yo sabía que Dios estaba trabajando en mí, cambiándome y haciéndome toda de nuevo, después de pasarme por el fuego una y otra vez. La disposición de mi corazón, ha sido el secreto para que nuestro Amado Padre, pueda obrar.

Qué principios, de la Palabra de Dios (o por medio de nuestros recursos), te enseñó el Señor durante esta prueba? *

Ser una mujer sabia, piadosa, ser la ayuda idónea para mi esposo, una buena madre para mis hijas, a ser una mejor persona, buena hija, buena administradora.

El diezmo y muchos otros recursos para vivir en gozo, amor y paz.

Cuáles fueron los momentos más difíciles que Dios te ayudó a atravesar? *

El odio e indiferencia de mi esposo, el que actuara como si nunca antes me hubiera conocido.

Cuál fue el “momento crucial” de tu restauración? *

Cuando decidí soltar a mi esposo definitivamente en manos del Señor. Muchas veces le entregué, pero un día en que dije Señor no necesito a nadie más para ser feliz, te prometo quedarme contigo y no buscar ningún hombre; tú eres y vas a ser mi Esposo ahora y siempre. Dios fue bueno y empezó a acercarlo cada vez más

Cuéntanos CÓMO pasó? Tu esposo sólo regresó por la puerta principal? *

En agosto de 2017, mi hija mayor tuvo que ser intervenida quirúrgicamente y de emergencia, yo sabía que era algo que Dios había permitido para su buen propósito; durante los días en el hospital, mi esposo y yo estuvimos con la nena, dormimos ahí, y convivimos en paz. Ese fin de semana, oré con fe y humildad al Señor, y le dije que no quería pasar un solo fin de semana más sola, que quería e iba a pasar con mi familia, y así, tan bueno y maravilloso, Dios me dio este deseo de mi corazón.

Mi esposo empezó a ir a la casa todos los fines de semana a pasar con mis hijas y conmigo, ya no se las llevó más. Después de unos meses se quedó a dormir en la casa, no en nuestra cama, pero bajo el mismo techo. Yo veía la obra del Señor cada día, aunque las pruebas en la convivencia eran aún más duras; yo decidí creerle a nuestro Amado Padre Celestial y declarar que si me había llevado hasta ahí, iba a terminar la buena obra en nosotros. Yo ya no era la mujer que peleaba y exigía, sino trataba, con la ayuda del Señor, de ser serena, sabia y apacible; además integré a mi esposo a todas las oraciones familiares, él participaba con gusto (cuando antes no quería saber nada, absolutamente nada de Dios), él sabía que nuestro Padre estaba en nuestro hogar y esa paz le conquistaba cada vez más.

En diciembre del 2017, mi esposo después de una conversación decidió que era hora de regresar y se lo comunicó a las hijas; ellas se pusieron tan felices, sabiendo que Dios había respondido cada oración, que nunca fue ajeno a nuestros sufrimiento y dolor. El 1 de enero de 2018, mi esposo volvió a dormir conmigo, me pidió perdón por haberse ido y que dejemos el pasado atrás y empecemos de cero.

Es poquito el tiempo de restauración, pero día a día el Señor hace su obra. Todo lo que vivimos valió la pena; yo no soy la mujer perfecta, mi esposo tampoco, pero ahora tenemos a Jesús en el medio, y sabemos que mientras viva en nuestro hogar (que será para siempre), todo funcionará de acuerdo a su perfecta obra.

Sospechabas o podías ver que estabas cerca de ser restaurada? *

Totalmente, Dios me dio muchas y muchas señales de que lo iba a ser a pesar de las horribles circunstancias.

Recomendarías alguno de nuestros recursos en particular, que te haya ayudado?

Sus libros:

¿Cómo Dios puede y va a restaurar tu matrimonio?.

Una mujer sabia

Su página web: www.ayudamatrimonial.com, hice todos sus cursos

Tienes versículos favoritos de la Biblia que quisieras compartir con las mujeres que leer tu testimonio? O Promesas que Él te dio?

Salmo 37

3 Confía en Jehová y haz el bien;

habita en la tierra y apaciéntate en la fidelidad. 4 Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón. 5 Encomienda a Jehová tu camino,

y confía en él, y él lo hará. 6 Y exhibirá tu justicia como la luz,

y tu derecho como el mediodía. 7 Guarda silencio ante Jehová, y espera con paciencia en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, por el hombre que lleva a cabo sus intrigas.

Salmo 112 7 De malas nuevas no tendrá temor; su corazón está firme, confiado en Jehová.

Juan 11:40 Jesús le dijo: ¿No te dije que si crees, verás la gloria de Dios?

Zacarías 9:12 Volved a la fortaleza, oh cautivos de la esperanza; hoy mismo anuncio que el doble te restituiré.

Ezequiel 36:26 Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.

1 Pedro 3 Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, de modo que si algunos de ellos son desobedientes a la palabra, puedan ser ganados sin palabra alguna por la conducta de sus mujeres.

Isaías 49:8 Así dice el SEÑOR: En tiempo propicio te he respondido, en día de salvación te he ayudado; te guardaré y te daré por pacto del pueblo, para restaurar la tierra, para repartir las heredades asoladas,

Salmo 1:1 ¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores,

Estarías interesada en ayudar a animar a otras mujeres? *

Totalmente

De cualquier forma, qué tipo de ánimo te gustaría dejarles a las mujeres en conclusión? *

Les motivo a creer en las promesas del Señor, Él puede y va a restaurar su matrimonio; no va a ser a través del camino fácil, pero este garantizará la salvación y eternidad a su lado.

Mi esposo y yo, estamos reviviendo todo lo bueno y viviendo lo nuevo que ha está haciendo el Señor. A fin de mes vamos a un retiro de matrimonios, otro regalo de nuestro Dios.

Yo decidí creer, obedecer y amar a Dios, Él fue bueno y fiel, al devolverme a mi familia, y lo hará con cada una de ustedes, sí le creen y se comprometen a cursar el viaje más maravilloso de sus vidas.

~Pam en Ecuador