Testimonio de como mi Señor restauró mi matrimonio

Mi esposo y yo siendo cristianos de cuna, atravesamos en el año 2015 por circunstancias de

adulterio, en ese año fue cuando iniciaron las sospechas de que había OM pues empezaron comportamientos diferentes y muy notorios de mi esposo, desde sus acciones de indiferencia en lo cotidiano, hasta la intimidad.

Yo le parecía muy desagradable aunque él no lo dijera, sus acciones para conmigo lo demostraban, todo lo que yo hacía era malo para él, y empecé a sentirme mal conmigo pues llegue a pensar que era muy mala esposa y hasta mala madre, sin embargo, nunca se me quitaba de la cabeza la posibilidad de que él estuviera con OM, pero aun así quería creer dentro de mí que él no era capaz de hacerlo y debido a eso, yo me sentía muy deprimida de no cumplir sus expectativas en su vida. Me refugiaba en mis hijos e intentaba ser mejor en lo que pudiera, pero aun así no lograba llamar su atención, y así pasaron meses hasta que un día me entere que la sospecha que había en mi era verdad, fue algo doloroso y decepcionante.

Decidí divorciarme y él lo acepto muy bien, pero las personas que nos amaban decían que nos diéramos una oportunidad, que lucháramos, pero en mi había mucho dolor y en él había mucha ceguera al grado de aceptar divorciarnos; al final de cuentas aceptamos intentarlo pero yo estaba muy dolida y en el corazón de él no había un verdadero arrepentimiento, por lo tanto, el seguía con su relación con la OM y yo en mi lucha de querer salvar mi matrimonio en mis fuerzas, siempre me daba cuenta que seguía con ella y así lo intentamos dos veces más y nunca la dejaba totalmente, hasta que un día en el último intento decidí abandonarlo y llevarme a mis hijos a otro lugar dentro de la misma ciudad. Fue algo muy terrible que viví al salir de mi hogar y quitarle a mis hijos, tantas cosas,pero era más grande mi indignación y dolor al ver que él no entendía.

Mi esposo dejo que nos saliéramos de la casa y continuar separados con arreglos para la convivencia con los niños. Llegue al grado de demandarlo para la pensión alimenticia de mis hijos, lo cual, causo en él tanto odio hacia mí que decidió iniciar el trámite de divorcio. Semanas antes Dios me había mostrado que no aceptara firmar y tampoco continuar con el proceso, me costaba aceptar lo que Dios realmente quería y no lo que yo en mi dolor quería pero,aun así, decidí no mover ni un dedo para seguir el proceso.Dios lo que inicio en mi fue mi restauración y sanidad mostrándome promesas (Joel 2:25 Yo les compensare a ustedes por los años en que todo lo devoro ese gran ejercito de langostas.) y herramientas como libros que hablan sobre la oración (el poder de la esposa que ora) y el ayuno, así que comencé a tener mi tiempo con Dios (ayunando, orando y adorando a mi Dios) en ese proceso Él me confrontaba de todo lo que había hecho y lo que no había hecho como esposa y me seguía mostrando el perdonarme y perdonar a mi esposo aunque el siguiera ciego, Dios puso en mi esperanza de que iba a restaurar mi matrimonio y decidí tener FE y confianza en que Él, se encargaría de todo (legado de bendiciones para mis hijos y los hijos de mis hijos), mientras tanto yo tenía que hacer mi parte, busque testimonios en internet de matrimonios restaurados, hasta que un día en una de las veces que estaba buscando videos alcance a ver uno del libro:“Como Dios puede y va a Restaurar tu matrimonio”. Tan solo de leer ese título me impacto y llamo mi atención, ahí fue cuando termine de confirmar lo que Dios ya me había dicho, el Señor me seguía mostrando su cuidado y me enviaba mujeres que habían atravesado por circunstancias de adulterio, para mí eso fue algo grande y valioso en mi vida ya que, cada vez que mi ánimo decaía, ellas me llamaban por teléfono para alentarme a seguir adelante y no dejar que el enemigo ganara.

Dentro de ese duro proceso Dios me mostro tantas promesas de las cuales yo me aferre tanto (Habacuc 2:3 Esta visión es para un tiempo futuro, describe el fin y este se cumplirá aunque parezca que se demora, espera con paciencia, porque sin lugar a dudas sucederá) , aunque mis ojos seguían viendo todo lo contrario a lo que Dios me decía yo seguía adelante, seguía orando y perdonando también  a la OM porque entendí que Dios también a ella la amaba y que si quería ver el milagro en mi matrimonio tenía que perdonar a mis enemigos así como Él me ha perdonado a mí.

Decidí soltar todo y todo es hasta a mi esposo, mi Dios se convirtió en mi esposo, padre, protector, sustentador TODO y así ha sido hasta hoy, Él ha sido bueno conmigo,lo amo. Mi esposo y yo logramos llevar una relación cordial por los niños, pero yo seguía orando y esperando en el Señor, y así pasaron varios meses (casi dos años)hasta llegar a sentirme en paz y contenta con lo que tenía y eso solo lo da mi Dios nadie más.

Un sábado cuando mi esposo llego a casa por los niños al ver su cara note de inmediato un semblante distinto,empezaba a mirarme fijamente a la cara y en él, se reflejaba algo diferente en su mirada. De inmediato sentí que todo lo que Dios me había dado como promesa mis ojos lo iban a ver, y así fue, desde ese día fueron 4 meses en los que mi esposo y yo iniciamos una nueva etapa de nuestras vidas: la restauración de nuestro matrimonio.

El me platicaba como Dios le hablo de diferentes formas,desde un sueño hasta lo que recibía a través de personas que Dios le puso, de esa forma yo pude ver que el Señor siempre estaba y ha estado escuchando mi clamor y que nunca nos dejó a ninguno de los dos. Hoy está en casa mi esposo y podemos decir hasta aquí nos ha ayudado el Señor a Él sea la honra y la Gloria!!.

Con todo lo que les he narrado lo único que ya me queda mencionar es que Dios es lo único que quiero, necesito y por Él es por quien yo vivo, te exhorto a no perder la FE y esperanza en el Señor, Él puede hacer lo imposible, POSIBLE!!

Mujer, Dios no te ha dado espíritu de temor, sino de poder, amor y de dominio propio 2 Timoteo 1:7, en Cristo somos más que vencedoras. Dios quien comenzó la buena obra en ustedes, la continuara hasta que quede completamente terminada Filipenses 1:6   AMEN.!!

Dios les bendice…

~Karen